Una verdad a medias

Quince fotografías que reflejan media verdad española: la austeridad y el hambre teñidas de  blanco y negro. El diario The New York Times ha publicado un reportaje gráfico en alusión a las graves dificultades que atraviesa nuestro país. Bajo el título “En España, austeridad y hambre” (“Austerity and Hunger”), aparecen las instantáneas que reflejan rostros de […]

Quince fotografías que reflejan media verdad española: la austeridad y el hambre teñidas de  blanco y negro. El diario The New York Times ha publicado un reportaje gráfico en alusión a las graves dificultades que atraviesa nuestro país. Bajo el título “En España, austeridad y hambre” (“Austerity and Hunger”), aparecen las instantáneas que reflejan rostros de niños derrotados, protestas que reclaman justicia, indigentes que rebuscan en la basura y cualquier tópico que sirva como excusa para mostrar situaciones de paro y empobrecimiento. Se trata de una realidad innegable, pero tan innegable como parcial y sesgada. El paro, la pobreza, el desánimo o la angustia conviven con la otra mitad, otra España donde hay personas comprometidas, altruistas, solidarias y entregadas a un cambio en su porvenir.

La identidad de los españoles va mucho más allá de lo que puede ofrecer este tenebroso panorama que muestra el rotativo estadounidense  Hay otra verdad más verdadera, otra realidad más real, y que por supuesto, también es posible contar en imágenes. No lo han hecho porque no les ha interesado, porque han tomado como excusa una visión parcial extendiendo prejuicios contra nuestro país, y por consiguiente, debilitando los lazos de solidaridad europea.

El fotógrafo encargado del reportaje, Samuel Aranda, defiende su trabajo porque “solo quería reflejar la crisis española”. Sin embargo, esta respuesta sería totalmente compatible con cualquier otro resultado, o lo que es lo mismo, hay  maneras y maneras de reflejar la crisis española. Nunca mejor dicho y en el doble sentido de la palabra, no era condición inequívoca revelar tan sólo una de las dos visiones sobre la realidad española. Detrás de los efectos de la crisis hay grandes historias humanas, auténticos testimonios de pasión y apasionamiento por la vida, de ilusión, de sueños, de verdaderos ciudadanos.

No ha sido ésta la primera referencia que ha hecho a España protagonista del New York Times. Anteriormente, en uno de sus artículos – al igual que The Wall Street Journal –  se alertaba sobre el éxodo en España de euros y capital humano. El diario neoyorquino daba cuenta de una crisis que va a peor y que está impidiendo a los bancos españoles financiarse a través de los mecanismos habituales.

Al poco de esto se publicó el reportaje fotográfico y ayer mismo hacía triplete con un editorial sobre el sinsentido de tanta austeridad. El periódico afirmaba que “imponer nuevos recortes a los asalariados y al poder adquisitivo no traerá la recuperación; sino solo más miseria y conflicto social”.

Lo cierto es que el caso español en el contexto de crisis europea está constantemente en el punto de mira de los norteamericanos. La situación se está siguiendo de cerca en EEUU, tanto por las posibles repercusiones derivadas en su propia economía, como por la influencia directa en las elecciones presidenciales de noviembre.

Esta preocupación por la crisis europea se ha trasladado también a Grecia, donde de nuevo The New York Times ha plasmado en blanco y negro 13 fotografías bajo el título “Tiempos difíciles en Grecia ante los nuevos recortes del Gobierno” (“Lean Times in Greece as Government Cuts More Spending”). Las imágenes que pretenden mostrar la realidad griega son, entre otras, redadas policiales a inmigrantes, manifestaciones en pleno centro de Atenas, o fotos callejeras y de familias en paro. Otra media verdad que omite el buen hacer, las historias humanas de sus ciudadanos y otras tantas peculiaridades que podrían ser objetivo de una visión completa e íntegra de la capital helena.

 

Una realidad muy cercana

Tópico donde los haya el de no mirar la paja en el ojo ajeno, pero a tener muy en cuenta en lo aquí referido. El año pasado, el nivel oficial de pobreza en Estados Unidos fue de un ingreso anual de 23.021 dólares para una familia de cuatro personas. Para entenderlo mejor basta con dar cuenta de la escalofriante cifra de 46,2 millones de personas que siguen por debajo del nivel de pobreza, el mayor número en más de medio siglo. De hecho, el 15% del nivel de pobreza, básicamente no varió desde 1993 y fue el mayor desde 1983.

Esto demuestra con creces que las devastadoras imágenes de una crisis económica se podrían encontrar  muy especialmente en Estados Unidos, uno de los lugares con los índices de pobreza más elevados del mundo desarrollado. Tan solo Chile, Israel y México –entre los 34 países estudiados por la OCDE- sobrepasan la tasa de pobreza norteamericana. Siendo ésta su situación, es evidente que el paro, la pobreza, el desánimo o la angustia se podrían encontrar tanto o más, presentes en la vida norteamericana.

En cualquier caso, se ha vendido una visión negra de España, sin tener en cuenta su capacidad de trabajo e innovación, sin dar prueba de sus recursos para superar la crisis, sin mostrar la calidad de sus ciudadanos. La verdadera España es un país que cuenta con grandes empresas industriales, comerciales y entidades financieras punteras, un país que no pierde vista de lo más necesitados a través de la gran labor que realizan instituciones como Cáritas o la propia Iglesia Católica, en definitiva, un país con propósitos determinados para lograr la construcción de un mejor futuro. Más allá de medias verdades, lo más importante es saber que podemos crecer en la mejor y más auténtica convivencia ciudadana aún en tiempos de crisis.

Luis Manuel 


2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Razón tienes, Luis Manuel, en que la visión que se ha difundido desde estas páginas ha sido más que negra. Razón tienes en lo de que muchas veces vemos nos defectos en los demás antes que en nosotros. Y razón también en que hay mucha gente con ganas de innovar en nuestro país.

    Sin embargo tengo que decirte que en España las cosas se han hecho y se siguen haciendo muy mal. Viviendo en Holanda puedo darme cuenta de que es posible cambiar las tornas siendo responsables y un poco más honrados. Acá un 5% de paro es un escándalo. Alcanza en España un 5% de paro y verás la alegría que nos llevamos. Y es que mientras no nos demos cuenta de que la raíz está podrida la planta no va a crecer. Y no deberíamos extrañarnos por ello.

    Muy buen artículo, muy buena síntesis. Gran trabajo, camarada. Hasta pronto!

  • Gracias por tu comentario Chémi. Totalmente de acuerdo contigo. Hay muchísimas cosas que podrían arreglarse y que cambiarían radicalmente la situación de muchos españoles, pero mientras sigan primando los mismos intereses el resultado será el mismo o peor. Todavía no hemos tocado fondo…

luisizaviejero

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores