Un retrato pintoresco

Romper la rutina y con ellas los esquemas. La noche despierta sin preocupaciones mientras sus sueños son los protagonistas durante la luminosidad del verdadero día. Esta mezcolanza de multitudes dibuja un retrato inclasificable, variado e indeterminado de la vida ciudadana que se esconde tras los rayos de Sol. He aquí el estilo de vida contemporánea, imperante en la mentalidad de […]

Romper la rutina y con ellas los esquemas. La noche despierta sin preocupaciones mientras sus sueños son los protagonistas durante la luminosidad del verdadero día. Esta mezcolanza de multitudes dibuja un retrato inclasificable, variado e indeterminado de la vida ciudadana que se esconde tras los rayos de Sol. He aquí el estilo de vida contemporánea, imperante en la mentalidad de jóvenes y no tan jóvenes.

Necesidad, deseo o un mero sometimiento al vaivén generalizado de las masas. Ocio y trabajo conviven de la mano en una jornada imparable de 24 horas. Así se suceden eternamente turnos preferibles y aborrecibles, y es que para gustos los horarios. En estas líneas se presenta la jornada nocturna, ese testigo que muestra el complejo retrato de una mirada con las dos caras de una misma moneda.

Entre tanto, mi mente discurre por otros derroteros. Las inquietantes aventuras de un futuro incierto, un pasado imaginario o un presente emocionante alejado de la realidad envuelven mis sentidos en la nocturnidad de la habitación: príncipe durante un día, inseparable compañero de mis mayores ídolos o un valiente e invencible héroe que lucha ante la adversidad de cualquier circunstancia.

Soy el único protagonista de mis sueños, pero nunca el encargado de dibujar la historia. El subconsciente se empeña en cumplir mi voluntad aún sufriendo las peores calamidades en ese retrato indefinible de cada noche. Así es como vivo la nocturnidad de la que soy testigo, sumergido en el onirismo de un submundo que no entiende de despertares.

La imaginación me atrapa durante horas, pero despierto y no me desprendo de ella, ni de los sueños que dan sentido a mi actitud ante la vida. Así le doy los buenos días a una ciudad que no duerme, eterna y atemporal protagonista de la incansable cotidianeidad de nuestras vidas.

Luis Manuel (@luismanuel_fm)

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

luisizaviejero

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores