Últimas oportunidades

El sistema español no funciona, la democracia dejó de serlo cuando se prohibieron las preguntas en ruedas de prensa, cuando las fuerzas de seguridad golpearon a personas que se manifestaban en pro de unos derechos que les habían sido arrebatados y cuando los medios de información públicos comenzaron a preocuparse por cuánto tiempo estaba cada partido en el sumario más que por la calidad de la información de los mismos que ofrecían.

Cuando el paro roza en 2012 los 5,8 millones de personas y sigue sin bajar, según datos de la Encuesta de Población Activa, el riesgo de revolución social es muy alto. Cuando más del 26% de la población activa no tiene un trabajo y cuando la tasa de pobreza infantil es mayor que la de países como Rumanía o Letonia (datos del último Informe de Sostenibilidad en España) no serán muchos los que se queden cruzados de brazos.

Hace unos días se vivió el 32 aniversario del 23F, y sería realmente triste que alguien tuviera que entrar pistola en mano en el Congreso de los Diputados para cambiar algo. Pensamos que algo así sería imposible en la época actual, pero ¿de verdad creemos que nadie va a perder un día los estribos?

La corrupción y la indignación social ocupan la portada de los medios de comunicación día tras día, y si los políticos de verdad se preocupan por su país más que por sus bolsillos, que se encierren en el Congreso de los Diputados y no salgan hasta que hayan logrado un pacto conjunto de cambio de nuestro sistema o de reconducción del mismo en el que todos avancemos juntos, porque quizá la última oportunidad de España antes del desastre social esté más cerca de lo que se piensa.

Miguel Ángel Piedra Fernández, estudiante de Periodismo y Economía en la Universidad Rey Juan Carlos.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

mapiedra

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores