“Todo ingeniero es investigador en su día a día”

LUIS MANUEL FERNÁNDEZ MARTÍNEZ (@luismanuel_fm) Comenzó su andadura en laboratorios de investigación de la Universidad de León, cuando apenas tenía 20 años. Javier de Pedro López cree que la investigación es el «pegamento» que une empresa y universidad. Ingeniero informático de formación e investigador de vocación, pasa sus horas desarrollando aplicaciones móviles, aunque no descarta […]

LUIS MANUEL FERNÁNDEZ MARTÍNEZ (@luismanuel_fm)

Comenzó su andadura en laboratorios de investigación de la Universidad de León, cuando apenas tenía 20 años. Javier de Pedro López cree que la investigación es el «pegamento» que une empresa y universidad. Ingeniero informático de formación e investigador de vocación, pasa sus horas desarrollando aplicaciones móviles, aunque no descarta volver a la investigación pura.

Javier de Pedro López

– Javier, ¿cuál es tu percepción de la ecuación universidad, investigación y empresa? ¿Hasta qué punto crees que van de la mano hoy día? 

Creo que en esa ecuación empresa y universidad son como dos partes de una realidad, y la investigación es o debería ser su pegamento. La investigación y la educación impartida en la universidad son el puente hacia una carrera profesional y las empresas se benefician tanto de las investigaciones independientes dentro de las universidades, como de las posibles colaboraciones que puedan surgir entre ambas para sacar un provecho económico o social según el caso.

Es un hecho que hoy en día muchas universidades fomentan la creación de viveros de empresas o las iniciativas de ayuda a emprendedores para permitir el nacimiento de nuevas empresas en el seno de la misma universidad. Esta práctica da prestigio y favorece la puesta en práctica de algunas investigaciones que en otras circunstancias podrían quedarse en lo meramente teórico y ser explotadas por otros.

Sin embargo, según la rama de conocimiento en la que nos centremos, existe una especie de barrera que parece insalvable entre las universidades y las empresas. Para explicarlo nos podríamos centrar en tres factores:

 – Las universidades no siempre enseñan lo que finalmente resulta práctico en las empresas o dichas enseñanzas están desactualizadas, lo que genera una sensación de desconfianza frente a aquello que proviene de la universidad.

 – La separación en el ámbito social entre la elección de carreras profesionales (doctorado o empresa privada). En carreras como biotecnología para dedicarse a la investigación es necesario estar ligado a la universidad, ya que los puestos como investigador en empresas privadas son muy escasos y es complicado tener las cualificaciones requeridas.

 – La inversión pública en investigación es reducida, por lo que ese pegamento que debería unir la ecuación no fragua por presupuestos demasiado ajustados.

En conclusión, se podría decir que van de la mano porque ambas necesitan de la otra parte para tener sentido, pero es necesario fomentar esa relación que resulta extremadamente enriquecedora, especialmente en el largo plazo.

– ¿Por qué crees – si es que lo crees – que la investigación debe plantearse como un ámbito formativo imprescindible en cada sector del conocimiento? Dónde crees que se encuentra la razón principal de este apuesta? ¿Las universidad apuestan realmente por ello?

La investigación es fundamental para el progreso de un país y su sociedad. El progreso está fuertemente ligado a la investigación, no solo el progreso económico, sino el progreso pensado como bienestar social. Por poner un ejemplo, el descubrimiento de una vacuna para una enfermedad que amenaza a ciertos sectores de la población proviene del desarrollo de una investigación y mejora la calidad de vida de cientos de personas.

Cuando hablamos de investigación muchas veces se nos vienen a la mete las denominadas ramas de “ciencias”, pero es igualmente importante en las ramas de humanidades. Al igual que desarrollamos nuevos algoritmos para solucionar problemas de ingeniería, creo que es fundamental plantearse e investigar sobre la dignidad del ser humano o la problemática entre oriente y occidente que lleva fraguándose muchos años. 

Cada rama del conocimiento debe avanzar apoyándose en los estudios previos y ninguna debe ser excluida por su practicidad.

No sería justo decir que las universidades no apuestan por la investigación, cada una en su área, aunque no estoy tan seguro de que la manera en que la fomentan sea la correcta. Es frecuente ver que la investigación se fomenta en personas individuales que se muestran receptivos para el mundo investigador, generalmente con buenas calificaciones, y con posibilidad de optar a algún tipo de beca para un departamento. 

Desde mi punto de vista esta aproximación es errónea por dos razones muy relacionadas. La primera se debe a que dicho fomento se realiza en los últimos años de universidad, perdiendo varios años valiosos para desarrollar la intuición necesaria para las investigaciones. La segunda razón se centra en el hecho de focalizarse en aquellos que ya tenían previamente un interés en lugar de intentar despertar al investigador curioso que todos llevamos dentro.

– Según la percepción en tus años formativos, ¿qué carencias en este aspecto crees que adolece el sistema universitario español?

Podría señalar dos carencias fundamentales:

– La falta de inversión en investigación tanto pública como privada.

– La falta de investigación de calidad, en parte consecuencia del sistema de publicaciones y meritocracia instaurado.

Es obvio que sin inversión económica es imposible realizar una actividad laboral, ya sea de personal docente investigación o de doctorandos que preparan su tesis. Un ecosistema de investigación no es sostenible sin una fuerte inversión tanto privada como pública.

Por otro lado el sistema de publicación de investigaciones que se sigue en las universidades de todo el mundo está atravesando por una crisis, aunque aún no se ve clara su alternativa. A los distintos departamentos se les evalúa por el número de publicaciones y el índice de impacto de las mismas, pero poco a poco se ha ido demostrando que este sistema de medición no es ni exacto, ni favorece la investigación de calidad. Además muchos se ven obligados a dar clase para poder investigar y viceversa, lo que disminuye también la calidad y motivación del profesorado.

Hay investigaciones que salen a la luz con el único propósito de elevar los números de un departamento, sin pensar en verdad que la publicación innecesaria de artículos aumenta la dificultad de distinguir aquellos que son realmente buenos e importantes para el avance de una ciencia concreta.

– ¿Y la empresa privada? También en este sentido me refiero…

En la empresa privada el panorama es bien diferente, aunque depende en gran medida de la situación de solvencia de la empresa y el tamaño de la misma. Una empresa pequeña no invertirá en investigación en sus primeros estadios ya que no suele ser rentable rápidamente y podría amenazar la estabilidad. Una empresa en problemas recortará siempre de aquellas partes que tarden más en dar beneficios, en este caso, la investigación.

Cuando una empresa invierte en investigación es porque espera obtener un beneficio directo de dicha investigación en un medio-corto plazo, y los resultados de dicha investigación es muy probable que se transformen en patentes que proporcionen aún más beneficios. En este caso, el plano en el que se deja e beneficio social de la investigación dependerá del código ético.

Por lo dicho anteriormente, queda claro que el mayor problema que tiene la actividad investigadora en la empresa privada es su variabilidad. Si dicha actividad no es parte fundamental del negocio, la empresa no puede permitírselo o se demuestra que no está siendo rentable, será la primera actividad en desaparecer.

-¿Por qué crees que España no es uno de los países europeos donde más se invierta en I+D+i?

Creo que como con cualquier problema grave no se justifica con una sola razón:

– La grave crisis económica por la que hemos atravesado ha hecho que el Gobierno se centre en problemas más inmediatos como los desahucios o la elevada tasa de paro de nuestro país.

– La inversión en I+D+i no proporciona un beneficio tangible y rápido. Por desgracia en nuestro país tenemos una conciencia colectiva que nos incita a ver en el corto plazo, y esto no favorece la investigación.

– El deterioro del sistema educativo, causado por la masificación de las universidades y la falta de consenso en materia de educación, hace menos atractiva la inversión privada y menos rentable la inversión pública.

– El exceso de universidades y universitarios hace que las pocas inversiones que se realizan estén más diseminadas por todo el territorio y sea más complicado obtener subvenciones realmente atractivas, y todo sea dicho, necesarias, para llevar a cabo determinadas investigaciones de manera competente.

– Un mercado laboral cuyo reclamo está en los precios bajos no fomenta la aparición de doctorandos, que no ven su conocimiento adquirido y puesto al servicio de la investigación como una inversión de futuro o una alternativa viable.

– En tu caso, ¿cuál fue tu vinculación con la investigación en el ámbito académico?

Desde el verano del segundo año de carrera comencé a realizar actividades como investigación, participando activamente en dos departamentos diferentes de la Universidad de León. Comencé con el procesamiento y segmentación de imágenes por ordenador, y posteriormente participé en el laboratorio de producción de simuladores desarrollando juegos serios para la rehabilitación de personas mayores haciendo uso de tecnologías innovadoras (dispositivos hápticos). En ese mismo laboratorio trabajamos en la creación de un simulador para operaciones de cataratas en cerdos.

Cuando finalicé la carrera me planteé realizar el doctorado, pero finalmente me decanté por la empresa privada porque me pareció que podría aprender más de otros profesionales dada mi falta de experiencia. Quizá en un futuro me lo vuelva a plantear.

– ¿De qué forma alcanzaron un desarrollo y aplicación práctica y real estás experiencias? ¿Cambiarías algo?

La investigación en segmentación de imágenes nos permitió determinar cuál sería el mejor algoritmo para extraer los espermatozoides de caballo sanos, algo de utilidad para una empresa veterinaria dedicada a este área. En el caso de los juegos serios se llegaron a hacer varias pruebas en colaboración con una residencia de ancianos. Por último los simuladores no llegaron a estar terminados cuando finalicé mi carrera, de hecho, creo que es un proyecto que se sigue desarrollando.

Estoy contento con la actividad que realicé en cada uno de ellos, y sobre todo con lo que aprendí de todos los compañeros que pasaron largas horas explicándome los detalles de cada investigación. De todos ellos guardo muy buenos recuerdos y anécdotas.

– Y ahora, en tu actual trabajo, ¿qué es lo que te vincula con la investigación y de qué forma lo llevas a cabo? ¿Crees que hay una apuesta fuerte por ello?

Creo que todo ingeniero es un pequeño investigador en su día a día, siempre tenemos que desarrollar nuestra creatividad para resolver problemas, y eso pasa por realizar tareas que implican muchas horas de lectura e investigación.

Actualmente tengo la suerte de estar en un proyecto interno que me permite investigar y renovarme constantemente. Debemos desarrollar el producto e investigar constantemente la mejor manera de obtener rendimientos superiores a los de nuestros competidores y mejores formas de automatizar las tareas. Al ser un proyecto interno, la apuesta es clara y somos muy optimistas con las posibilidades del producto.

Cualquier comentario que quieras añadir…

Me gustaría agregar que muchos de los problemas que vemos y que se han mencionado a lo largo de este artículo pasan por la urgente necesidad de un pacto real de educación, independientemente del color o ideología del Gobierno. La educación no puede ni debe estar al servicio de unos pocos y si queremos mejorar nuestras investigaciones, debemos mejorar primero su base. Pido desde aquí conciencia política y sentir del bien común a nuestros diligentes, pues como decía Nelson Mandela, “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores