Situación de la prensa económica diaria

No hay duda de que los periódicos están atravesando su propia crisis. Desde el punto de vista de número de lectores, los resultados de la última oleada del Estudio General de Medios (EGM), de septiembre a noviembre demuestran que el medio prensa sigue disminuyendo respecto al acumulado anterior (-0,8%) y se sitúa en los 14.227.000 lectores. Según […]

No hay duda de que los periódicos están atravesando su propia crisis. Desde el punto de vista de número de lectores, los resultados de la última oleada del Estudio General de Medios (EGM), de septiembre a noviembre demuestran que el medio prensa sigue disminuyendo respecto al acumulado anterior (-0,8%) y se sitúa en los 14.227.000 lectores. Según se desprende de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), la difusión de los diarios españoles ha descendido un 4,4% por ciento en el primer semestre de 2012. Este porcentaje se suma a la disminución de un 6% durante el año pasado.

La gran realidad es que los lectores cada día consumen más información desde Internet. Así mismo lo detallada el último Libro Blanco de AEDE. En el año 2000 sólo un 0,2% de los ciudadanos mayores de 14 años utilizaban la prensa online para acceder a la información. Sin embargo, en este año 2012, el dato asciende hasta el 9,5%. Respecto a los usuarios que alternan la lectura de prensa en papel con la online también se ha incrementado desde un 0,5% en el 2000 hasta un 7,9% hoy.

Pero, ¿cuál es lo específico de esta crisis en la prensa económica diaria? 

El presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) y jefe de la sección de economía en El País, Miguel Ángel Noceda nos introduce al tema con una breve aproximación histórica:

“La información económica es relativamente nueva respecto al resto de secciones que normalmente existen en los medios de comunicación. Nació prácticamente con la democracia cuando los “pioneros” de esta especialidad decidieron destacar la información que hacían en sus medios. Esto se debe a que antes se incluía en las secciones de nacional, y en algunos casos (pocos) en la de internacional o en las páginas de sucesos.

El diario Informaciones fue el primero que sacó unas páginas especiales de economía, pero realmente El País, en 1976, fue el primero que incluyó una sección de economía. Esta sección se llamaba “Economía y Trabajo” e iba al final del periódico con una cabecera distinta, como si fuera un terreno para especialistas. A partir de aquel momento el resto de medios siguieron esta tendencia creando la sección de economía en sus páginas. Con el tiempo, esa información (que era algo difícil de entender), se fue vulgarizando para que llegara a la mayoría de los lectores.

La prensa económica es uno de los pilares fundamentales junto a la información internacional y nacional. Ha sido en estos años cuando se ha visto la importancia que tiene contar con espacios dedicados a la información económica, y eso se ha hecho con el paso del tiempo y la buena preparación que han tenido los profesionales que se han dedicado a esta especialización”, señala Noceda.

Situación actual

Según datos proporcionados por AEDE, entre 2001 y 2011 la difusión de los periódicos económicos sólo ha descendido un 0,7%. Sin embargo, la reducción equivalente para el conjunto de los diarios fue del 17,7%. Además, el segmento de prensa económica cerró en 2011 con un promedio de 241.000 lectores diarios, un 45,2%, más que hace una década. En este sentido, el Adjunto a la Dirección General de AEDE, Eric D. Cordero, asegura que “tanto en difusión como en número de lectores, la prensa especializada en economía mantiene un comportamiento estable y un público muy fiel.”

Noceda comparte esta misma opinión y afirma que esa repercusión es menor por el perfil de los anunciantes, que son grandes empresas. A todo esto, añade sobre la verdadera realidad de las cifras de lectores en este sector: “Nunca ha tenido gran número de lectores específicamente […], es decir, no es que haya caído el número de lectores. Creo, al contrario, que en la prensa generalista ha aumentado el lector que mira las páginas de economía porque, entre otras cosas, se les ofrece mucha y les incide en su bolsillo. En la prensa económica, creo que se mantiene, aunque insisto que ya antes era poca.”

En relación al aumento del interés por las páginas de economía, la vicepresidenta de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y jefa de la sección de Economía de ABC, Yolanda Gómez Rojo, comenta lo siguiente aludiendo a la crisis económica en la prensa económica: “En principio debería afectarle menos porque nunca como ahora ha habido tanto interés por la información económica, lo que podría haber llevado a aumentar la compra de este tipo de diarios. Pero no creo que esta haya sido la realidad. Los ciudadanos piden y consumen más información económica, pero no creo que la busquen en la prensa especializada. Los medios generalistas, periódicos, radios, televisiones, internet,… cada vez ofrecen más información económica.”Aún así, no podemos olvidar el contexto de crisis económica. Según el Libro Blanco de AEDE, la prensa económica contaba con 454 puestos de trabajo en 2007, mientras que en 2011 cerró con 316 empleos, un 30% menos.

Actualmente, en España existen solamente tres diarios económicos (impresos): Expansión, El Economista y Cinco Días. Antes de analizar su situación actual, conviene Según los datos de la Oficina para la Justificación de la Difusión (OJD) del mes de octubre estos diarios continúan perdiendo difusión con respecto al mismo mes del año anterior. En concreto, ha caído un 10% en la comparativa interanualla prensa económica se encuentra inmersa en el contexto de crisis económica que también padecen el resto diarios impresos. No obstante, podemos destacar que este sector es uno de los menos agravados.

Lo cierto es que hay que plantearse el modelo hacia el que evolucionarán este tipo de diarios. Miguel Noceda asegura que la prensa económica impresa se mantendrá siempre que tengan anuncios: “Su pervivencia radica en los anuncios y los anuncios van a menos. Se van a otros soportes como el digital y, aunque todos tienen versión digital, esta se hace con menos gente y con menos profundización en los temas. La impresa, por tanto, tiene un futuro incierto, no exento de dificultades.”

Eric D. Cordero también destaca la influencia de la publicidad y el soporte digital: “Su futura recuperación pasa por la necesaria reactivación publicitaria y del consumo de los particulares. Sobre esa base, estos periódicos tienen a favor el prestigio y la confianza de sus marcas, lo mucho que han avanzado en integración de contenidos off y online, y su afinidad, compatibilidad y apertura hacia los nuevos canales y soportes tecnológicos, como smartphones y tabletas.”

Podemos darnos cuenta de  la importancia de la era tecnológica y el peso de la publicidad tanto la prensa económica,  como en cualquier medio de información impreso.  En definita, los resultados descritos plantean la necesidad de los diarios en realizar fuertes inversiones para convertirse en plataformas tecnológicas de difusión de contenidos de calidad.

 

Luis Manuel Fernández Martínez                                                                                                                                        

@luismanuelfm

 

 

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

luisizaviejero

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores