Propuestas para mejorar la Universidad

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, lleva varios meses negociando la propuesta que el Comité de Expertos en Reformas del Sistema Universitario presentó ante el Ministerio. Ciertas medidas que afectan a un sector muy focalizado: los universitarios; las posibilidades de crecer de manera económica manteniendo un ritmo de vida equilibrado, no suelen ser las […]
Comité de expertos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, lleva varios meses negociando la propuesta que el Comité de Expertos en Reformas del Sistema Universitario presentó ante el Ministerio. Ciertas medidas que afectan a un sector muy focalizado: los universitarios; las posibilidades de crecer de manera económica manteniendo un ritmo de vida equilibrado, no suelen ser las más desarrolladas, ahora se están encontrando problemas con varias de las modificaciones que se llevan a cabo en la Universidad.

Hace un mes escaso realizamos una investigación y os contamos un resumen de la propuesta de la Reforma Universitaria planteada por este comité. Os animamos a realizar propuestas para empezar a involucrar a los alumnos en las negociaciones que se están llevando a cabo y, sobre todo, queremos que propongáis alternativas. Últimamente toda nuestra visión sobre la perspectiva de futuro tanto laboral como universitario se denigra, tenemos un punto de vista más negro y negativo del que debería ser. Desde Kampussia intentamos ver el lado bueno de las cosas, que si nos ponemos en lo peor: cuando se toca fondo, la situación solo puede mejorar.

Estamos recogiendo alguna de las propuestas que nos están llegando de los universitarios, así que anímate y haznos llegar alternativas al plan de Reforma Universitaria, porque ahora es NUESTRO TURNO.  Y si se nos ofrece esta oportunidad no la desaprovechemos.

Esta es una de las propuestas realizadas por Andrea Losada, alumna de Periodismo de la Universidad de Santiago de Compostela:

  • Más y más comunicación y enseñanza de la misma:

Una universidad inteligente ha de ser comunicativa. Es frecuente que, dentro de la universidad, la comunicación y la divulgación se consideren actividades de segundo nivel o simplemente no se consideren. Se trata de una falta de responsabilidad y un error estratégico que tienen múltiples y negativas consecuencias: educativas, políticas, sociales y económicas. Hay que hacer partícipe a la sociedad y a sus colectivos de qué es lo que se hace, cuál es la razón por la que se hace, los objetivos perseguidos y los medios utilizados porque sino, la participación y el compromiso con la universidad será menor.

De la mano de la comunicación también encontramos un problema fundamental, y es la falta de educación en cuanto a la comunicación. En la universidad española destacan los amplios contenidos teóricos de los que, alumnos y alumnas, se examinan sobre un papel. Muchos de ellos terminan sus años de universidad con un amplio temor a hablar en público o, lo que es peor, sin los conocimientos específicos para saber comunicar.

  • Más y más clases prácticas y facilitación para realizar prácticas en empresa:

Hace algunos años con la llegada del Plan Bolonia se creía que, de una vez por todas, las clases teóricas iban a perder importancia a la vez que las prácticas ocuparían casi todo el horario de los alumnos. Pero no es así. Los profesores (la mayor parte de ellos) siguen con el método de la vieja usanza. Es necesario dotar de una máxima importancia a las clases prácticas, ya que son la mejor vía de aprendizaje del alumno. Al igual que la posibilidad de realizar prácticas en empresas, ya que es aquí donde el alumno adquiere los verdaderos conocimientos y valores para trabajar en un futuro.


 

Andrea Guillem, estudiante de Administración y Dirección de Empresas de la Universidad de Valencia, también nos manda su propuesta:

  • Fijar prácticas integradas a lo largo de la formación universitaria:

Fomentar las prácticas integradas a lo largo de la carrera, minimizando o manteniendo la importancia de las prácticas voluntarias.
Con ello se conseguiría que los estudiantes cuando se gradúen, tengan mayor experiencia en el ámbito universitario en el que se ha formado académicamente (algo muy valorado), pudiendo optar en cada uno de sus años académicos si desean centrar su experiencia laboral en un solo sector o probar en diversos sectores.

Además esta oportunidad también resulta muy atractiva para las compañías, ya que podrían contratar durante un corto periodo de tiempo a estudiantes, con todos los beneficios que ello conlleva (capital humano cualificado, posiblidad de ideas innovadoras, formación de personal joven con posibilidad de contratación durante periodos concretos de tiempo…).

  •   Valoración del profesorado universitario y rotación o expulsión de la docencia si no cumple con los requisitos mínimos docentes necesarios:

Mediante encuestas a los estudiantes, haremos revisión del cumplimiento de los objetivos docentes, realizando cuestionarios a los mismos profesores para analizar su implicación con las materias que implantan. Con esto se pretende conseguir que el profesorado universitario además de ser investigador, según su especialidad, también sean profesionales docentes, siendo capaces de impartir las clases con una mínima comprensión, y estando a la altura explicativa.

A su vez, esto también ayudaría a la rotación de los mismos, proporcionando que los que realmente desean investigar así lo hagan y dediquen menos tiempo a una docencia con nula vocación. A su vez nuevos profesores universitarios, con más potencial, impartan clases en un sector público-privado, teniendo en cuenta que siempre se deberá dedicar parte del horario laboral a la investigación, sin dejar de lado la formación del futuro de la mano de obra cualificada de un país donde no se fomenta exactamente esto.

Con ello se presentaría que la subida de tasas universitarias implicara una incorporación temporal al mundo laboral por parte del estudiante. Una experiencia en su Curriculum Vitae, reduciendo en su justa medida, la formación teórica y tan poco pragmática en los tiempos actuales. Esto supondrá una toma de contacto con el mundo laboral, una realidad muy distante para muchos universitarios o graduados.

Y a su vez, garantizar un mínimo nivel en la docencia actual, evitando que, además de las subidas de tasas universitarias, los estudiantes no se vean obligados a pagar a un profesor de una academia privada para poder aprobar exámenes, ya que el correspondiente profesor universitario no está a la altura.

A pesar de que probablemente la mejor medida sería la bajada de tasas universitarias, lo que facilitaría la formación y creación de personal competente en un mundo cada vez más globalizado.

Estas medidas ofrecerían una mayor calidad a un servicio que actualmente existe pero podría mejorar y adquirir potenciales beneficios a corto,  medio y largo plazo.


 

Alejandro López Parejo, estudiante de Arquitectura, Diseño y gestión de imagen en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, nos envía su propuesta para la mejora de la Universidad:

  • Mayor facilidad para la movilidad de los estudiantes:

Uno de los ejes sobre el que debería fundamentarse el futuro de la enseñanza universitaria en España es, a mi entender, la movilidad de los estudiantes. El fomento de esta práctica vertebraría de manera sustancial tanto a la propia sociedad española en su conjunto como a la red de universidades, incrementando así el apoyo y la comunicación entre instituciones educativas de distintas regiones y facilitando la participación conjunta en programas de investigación, exposiciones, etc…

  •  Fomento de relación entre la Universidad y las empresas:

Otro de los caminos a seguir por la política universitaria española debería ser el fomento de la relación entre la universidad y las empresas, no en modo de clientelismo que pudiese influir en las políticas internas de la universidad, sino basándose en una relación de cooperación, respeto e independencia mutua que junto a un aumento del presupuesto destinado a investigación y desarrollo podría traer consecuencias muy positivas y beneficiosas, tanto en el terreno comercial para las empresas colaboradoras, como en el ámbito educativo, mejorando la imagen y la notoriedad de nuestras instituciones públicas como referentes de progreso, modernidad e investigación mundial.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores