Paparazzo

La caza comienza para Adán, un treintañero que ha conocido la fama como fotógrafo. Sus gafas son su detector, la cámara es su arma y el famoso su presa. Una noche más se dirige hacía Paradise , el lugar de reunión de las celebridades, característico por ser el sitio de encuentro de los mayores escándalos. […]

La caza comienza para Adán, un treintañero que ha conocido la fama como fotógrafo. Sus gafas son su detector, la cámara es su arma y el famoso su presa. Una noche más se dirige hacía Paradise , el lugar de reunión de las celebridades, característico por ser el sitio de encuentro de los mayores escándalos.  Es una gélida noche de invierno en la gran ciudad, el parking del pub esta completo , lo que augura una buena noche para Adán. El aparcamiento es el lugar de reunión de sus colegas fotógrafos que entusiasmados , le felicitan por su último reportaje. Adán consiguió unas fotos comprometedoras de la hija de un conocido bancario, en las que se veía su grave adicción a la cocaína. Pasan un par de horas hasta que sale la primera celebridad de Paradise, los paparazzis van a su caza, un mar de flashes ilumina al famoso, cegándole, entorpeciendo su camino .  La sucesión de la salida de los famosos se hace progresivamente.  A medida que pasa la noche , el estado de embriagadez de las celebridades va en aumento y con ello , los fotógrafos van obteniendo mejores productos para sus agencias. La jornada de trabajo termina a escasos momentos del amanecer.

Adán se dirige hacia su coche , deseando entrar en calor, casi no siente los dedos de la mano producido por el manejo de la cámara. En el momento que abre la puerta alguien le golpea la cabeza.    Se despierta en lo que parece un sótano, atado en una silla, sólo consigue distinguir la sombra de una persona que se va acercando. Ha perdido sus gafas y no es capaz de ver todo nítidamente. Sin  mediar palabra golpea varias veces a Adán.  El joven fotógrafo empieza a escupir sangre. El  agresor le vuelve a dejar sólo. Adán comienza a respirar cada vez más deprisa, el miedo se apodera de su cuerpo y de su mente. Vuelve a ver la sombra del agresor , está vez trae consigo una navaja. Un golpe seco deja inconsciente a Adán. Vuelve a despertar, necesita unos segundos para recordar dónde está. Siente un dolor agudísimo en su mano, en el dedo índice. Empieza a chillar, las lágrimas salen bruscamente de sus ojos. Se hace a la idea de que no saldrá con vida de ese agujero.  Oye unos pasos que se van acercando, distingue la figura de una persona de manera no muy clara.  Un hombre trajeado se acerca a él. Se enciende un cigarro y antes de hablar le echa el humo a Adán.  Empieza a toser y cierra los ojos.  Intenta evadirse del mundo, rebuscar en su mente un buen recuerdo , una buena sensación, posiblemente, la última. Todo se desvanece con la voz del hombre trajeado.  Se acerca a él susurrándole al oído : esto sólo ha sido una advertencia . La jodiste fotografiando a la niñita de ese banquero. No vayas a la policía , ni siquiera a un hospital. Te estaremos vigilando día y noche.

Tras esta amenaza desatan a Adán de manera brusca y le meten en el coche de una manera aún peor. Le  sueltan violentamente en el parking de Paradise , en el cual no hay ni dos coches.  Ve su cámara destrozada en el suelo, su cara no es capaz ni de transmitir una emoción.  Se va alejando del lugar. El miedo sigue en el cuerpo de Adán , un miedo con el que convivirá durante mucho…mucho tiempo.

 

Ana Martínez

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

kampussia

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores