Objetivo Erasmus

ESNCadiz

Cada año, cerca de 40.000 estudiantes españoles se sumergen en la aventura de viajar a un país diferente. Con el objetivo educativo de aprender otro idioma y cultura, y con la satisfacción personal que ofrece el hecho de viajar, abandonan su país entre tres y doce meses, pasando así un curso lejos de su centro.

Hablamos, cómo no, del Proyecto Erasmus, el principal programa de movilidad internacional que ofrece la oportunidad de viajar al extranjero a estudiantes de instituciones de enseñanza superior, desarrollado por la Unión Europea en 1987 y que abarca una amplia lista de países participantes, objetivo de muchos estudiantes como la tierra natal de otros.

Sin embargo, no todos los países son igual de afortunados a la hora de beneficiarse del Programa Erasmus. Según la Comisión Europea, España es líder tanto en remitir estudiantes al extranjero (básicamente a Alemania, Francia, Italia y Reino Unido) como en recibirlos.

 

Ayudas económicas.

Las ayudas económicas están ligadas a fomentar la participación en el proyecto. Sin embargo, la calidad de las ayudas varía según el país y el nivel de vida del mismo, diferenciándose así países como Francia o Italia (donde las ayudas económicas son más altas) de otros como Polonia o Malta. La ayuda depende de muchos factores, pues se tienen en cuenta varios puntos a la hora de fijar una ayuda mensual (el nivel de vida del país de procedencia, el destino o la distancia en kilómetros son algunos de ellos).

En el caso de Clara Millán, estudiante de Veterinaria en la Universidad de Córdoba que  participó en la plataforma Erasmus en el año 2014 con destino a Vila Real (Portugal), recibió una ayuda de 150€ mensuales, resultado de las ayudas tanto de la Junta de Andalucía como del Estado.

Recibió dicha aportación económica durante cinco de los diez meses que vivió en el país. “Toda ayuda se agradece, pero es poco en relación con lo que yo gastaba allí”, asegura Clara, aunque también reconoce que no es lo mismo económicamente viajar a Portugal que, por ejemplo, a Milán. Con todo, valora muy positivamente la experiencia y considera Portugal como un país atractivo de cara a posibles salidas laborales. “Es un país pequeño que no tiene muchas universidades y, por ello, no está tan saturado”, opina la futura veterinaria.

El mismo año que Clara vivía en Portugal, las becas Erasmus se colocaban en el centro de la diana de los recortes, víctimas del antiguo ministro de Educación, José Ignacio Wert. “Mi hermana realizó su viaje de Erasmus a Francia hace cerca de seis años y, además de recibir ayuda económica de España la recibió también de Francia, sumando entre las dos alrededor de 500€”, se lamenta Clara.

Según esta estudiante de Veterinaria, existen dos grupos de personas a la hora de elegir destino: “Aquellos con una buena base de inglés, que eligen destinos como Holanda o República Checa, y aquellos que no tienen un nivel alto de inglés y optan por países como Italia o Portugal, este último en menor medida”.

Sea cual sea la razón que les lleve a los participantes de este proyecto a elegir destino, a cada uno de ellos le queda una experiencia que, independientemente de los asuntos económicos que se traten para llevarla a cabo, es enriquecedora, tanto cultural como personalmente y, en la medida de lo posible, es un punto que juega a favor de muchos a la hora de enfrentarse al mundo laboral.

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Buen artículo!!
    La verdad, y como se expone en el ejemplo de la estudiante de Veterinaria, ahora lo tenemos mucho más complicado para irnos de Erasmus. Ya no podemos disfrutar de países como Italia o Alemania, teniéndonos que ir a otros más asequibles como Portugal o Polonia, debido a la reducción económica, por no decir nula, que nos brinda el Estado con sus “becas”, y quedándonos con las ganas de pasar una tarde en la Fontana di Trevi hablando italiano, y pasarla en la Torre de Belém charlando en portugués.
    En mi caso personal, tengo una amiga que se llama Noelia, que no sé si está interesada en marcharse de Erasmus, pero espero que no lo haga, a Francia digo… Mínimo a Noruega o a Suecia, no por nada… Si no porque lo disfrutará más allí. Y además, son países más asequibles. Se lo recomendaré, por su bien.

  • […] Cada año, cerca de 40.000 estudiantes españoles se sumergen en la aventura de viajar a un país diferente. Con el objetivo educativo de aprender otro idioma y cultura, y con la satisfacción personal que ofrece el hecho de viajar, abandonan su país entre tres y doce meses, pasando así un curso lejos de su centro. Ampliar información … […]

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores