Mabel Lozano: “Los alumnos de Ciencias de la Información estáis obligados a promover el cambio”

Mabel Lozano, presentadora y actriz, se pone tras las cámaras para dirigir el documental “Voces contra la trata de Mujeres”, un trabajo de denuncia social que pretende levantar la voz contra lo que ella considera “la feminización de la pobreza, la esclavitud en el siglo XXI”. Dar a conocer este problema y sensibilizar a las generaciones del futuro son las armas estratégicas con las que lograr extinguir esta dura realidad. Para ello, Mabel Lozano, visitó la Facultad de Ciencias de la Información, buscando en sus alumnos  fuertes aliados.

¿De dónde surge la idea?

M.L: Surge de conocer este terrible delito. Lo conocí a través de Proyecto Esperanza, una organización que trabaja en su contra. La verdad es que yo, como la mayoría de la gente, pensaba que este delito no existía, que no tenía cabida en nuestra sociedad del bienestar y del consumo.  Cuando conoces la dimensión de este delito que está ocurriendo aquí y ahora  te das cuenta de que es la mayor violación contra los derechos humanos y… no te puedes quedar parada.

¿Qué se pretende denunciar con este documental?

M.L: Se pretende denunciar la compra-venta de niñas y mujeres  en nuestro país.

¿Por qué las facultades para emitir este tipo de visionados?

M.L: Pues sencillamente por dos razones: en primer lugar,  para visualizar el delito que mucha gente desconoce y, por otra parte, para sensibilizar. No olvidemos que el cliente o el consumidor es el que hace la demanda de estos servicios.

¿Cómo cree que reaccionan los estudiantes ante este delito, o en caso de desconocimiento, ante el visionado del Documental expuesto en Ciencias de la Información, teniendo en cuenta que un alto porcentaje de alumnado son mujeres?

M.L: Claro, lo que sucede es que las mujeres siempre estamos sensibilizando a las mujeres pero se trata de sensibilizar a personas sin distinción de género. Parece que todo se queda entre nosotras… sensibilizamos a quien ya está sensibilizado. Es muy difícil que los chavales entren a ver este tipo de documentales, pero en caso de que entren se produce una labor de multiplicación porque éstos, a su vez, se lo contarán a sus compañeros. Venimos a los sitios dónde hay un nivel cultural, dónde se está moviendo toda la educación.

¿Es nuestra generación la que debe promover el cambio?

M.L: Sí, estáis obligados totalmente. Empezando por los futuros periodistas, ya que la prensa siempre ha dado una única versión sobre todo este asunto. Y los alumnos de Ciencias de la información tenéis mucho qué hacer y qué decir en el futuro. Luego hay que tener en cuenta que  las páginas de contacto que aparecen en los periódicos son inmensas y eso es algo que continúa con el negocio. Por un lado están denunciando, pero por otro consiguen sacar muchísimo dinero, creando un nicho para que traficantes de personas, proxenetas…  comercien con mujeres, entre ellas, menores.

¿Tienen los medios de comunicación una postura crítica sobre esta causa social?

M.L: Tienen una postura cómoda a la hora de relatar lo sucedido, porque lo cuentan pero no llevan a cabo una investigación sobre el suceso, no hay una implicación ni continuación real… No se sabe qué pasa con esas mujeres.

¿Por qué el Cine como medio de difusión de este documental?

M.L: Porque probablemente para determinado público, como el joven,  es el único casi; además de Internet. Es el vehículo más potente para llegar a todo el mundo  sin necesidad de tener ningún tipo de conocimiento tecnológico.

Cómo personaje público reconocido, ¿Qué ventajas tiene para lograr una mayor difusión?

M.L: Bueno… esto es un arma de “doble filo”, porque siempre se tiende a incorporar caras conocidas a acciones nobles. Y en muchas ocasiones estos personajes jamás han ido a esa zona de conflicto o realmente no saben el trasfondo de la cuestión: simplemente se prestan para hacerse esa foto o ese calendario, pero luego no llegan a nada más. En mi caso, yo creo que la labor ha sido a la inversa. Yo empecé a colaborar con el Proyecto Esperanza de una manera anónima, y después de estar dos años con ellos y conseguir escribir el guión, el material, los amiguetes que me ayudaron a llevarlo a cabo, entonces ahí fue cuando lo lanzamos al público para sensibilizar. Bueno, yo tengo un compromiso personal, como mujer, como persona, como profesional… contra la trata de mujeres que va mucho más allá de Mabel Lozano. No soy una cara conocida haciendo un documental

¿Qué es lo que se critica en “ESCÚCHAME”, el nuevo trabajo de Mabel Lozano?

M.L: En el corto lo que estamos mostrando es que uno de los componentes que genera este delito, es el cliente. Si no hubiera demanda, no habría oferta. No todas las mujeres que ejercen la prostitución en este país son víctimas de la trata, pero un porcentaje tan alto como el ochenta por ciento, lo son. Esto es la esclavitud del siglo XXI. El cliente forma parte de esta trama, a veces porque no lo sabe, y la mayoría, porque no quiere saberlo. Somos el segundo país del mundo en consumo de prostitución, frente al diez por ciento en países nórdicos.

La protagonista del corto es una chica rusa,  víctima de esta pesadilla y vendida por su novio a un club de nuestro país. Se presentan diferentes perfiles de chico que es el cliente. Queremos mostrar  una realidad, unas cifras, unos perfiles… e intentando lanzar un mensaje: NO SEAS CÓMPLICE DE LAS MAFIAS Y DE LOS PROXONETAS, ARMAS, DROGAS Y PROSTITUCIÓN… Este es el tercer negocio ilícito que más dinero da en el mundo. El corto es mucho más directo que el documental, porque la gente no cree que sea posible que en nuestro país se esté dando esta situación.

Este es un delito oculto del que siempre se ha evitado tratar. ¿Por qué es algo que se esconde, si socialmente es aceptado?

M.L: Yo creo que porque la prostitución en España es alegal, no ilegal; y por tanto, el consumo de prostitución en nuestro país no implica un delito directo. Lo que sí es ilegal es la trata de mujeres con fines de explotación sexual, por tanto, debemos sensibilizar e intentar comprender el trasfondo de la situación.

Con el paso del tiempo la prostitución ha ido cambiando el rostro. ¿Qué factores han influido en ello?

M.L:. La crisis ha hecho mella, divorcios, madres solteras sin ningún tipo de formación…  esto ha sido lo que yo me he encontrado durante el trabajo de campo para la realización de los documentales. Hay una incorporación de mujeres españolas de treinta a cuarenta, sin ningún tipo de recursos… ve la prostitución como única opción

¿Cuáles son los países de origen de estas mujeres y sus circunstancias?

M.L: Pues ahora mayoritariamente son mujeres brasileñas y de países del Este. Se habla de cifras, pero debemos hablar de mujeres. El problema es que en los países de origen de estas mujeres, no se hacen políticas de igualdad y realidad social que harían que ellas se sintieran más respaldadas y pudieran intentar hacer algo. Es la feminización de la pobreza.

Según los datos aportados en los documentales que se proyectaron. ¿Por qué España es uno de los países receptores de estas víctimas, y principal país de destino?

M.L: España es de Europa, el principal país de tránsito y destino de este tipo de delito. Principalmente para las víctimas del Este, porque es muy fácil entrar en el país con el DNI y porque tenemos una cultura parecida. Para las de Brasil por el idioma, el clima, el carácter  y la demanda son las demás razones. Es el paraíso para los traficantes de personas.

¿Existe algún tipo de protección por parte de instituciones para la víctima y su familia?

M.L: Bueno eso es un proceso muy largo. Afortunadamente  hace dos años se firmó el Plan Nacional contra la Trata de Mujeres pero queda mucho que hacer. Estas mujeres llegan al país en situación de inmigrantes irregulares. Se protege durante tres meses a la víctima del foco de acción para que en la lejanía pueda decidir si denuncia o no, y si no lo hace, se la expulsa igualmente. Se le da el trato de inmigrante irregular, en lugar de tratarlas como una víctima. La labor más inmediata es la de las ONG’S. Nos encontramos en ese tipo de sociedad, de consumo, de usar y en la era de la esclavitud del siglo XXI. Estamos conviviendo en una sociedad donde esto está ocurriendo… y es terrible. Yo, como muchas personas, estamos levantando la voz:  ¿Por qué no te unes?

TODAS Y TODOS DEBEMOS INTENTAR MULTIPLICAR  ESTA LABOR DE DIFUSIÓN PARA LOGRAR UNA IGUALDAD Y UNA VIDA DIGNA QUE NOS AYUDE A CAMBIAR LAS CIFRAS.

Puedes escuchar la entrevista íntegra pinchando aquí

Entrevista realizada por Melanie Montano Fernández

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

kampussia

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores