Los problemas económicos ponen a la universidad pública valenciana en una situación “límite”

Las cinco universidades públicas de la Comunidad Valenciana (Universidad de Valencia, Universidad Politécnica de Valencia, Univesidad de Alicante, Universidad Jaume I y Universidad Miguel Hernández de Elche), han aprobado un documento en el que solicitan a la Generalitat Valenciana elcumplimiento regular de las mensualidades de la subvención ordinaria para 2012 y el pago de los intereses derivados de la demora que la situación ha provocado desde la entrada en vigor del Plan Plurianual de Financiación en 2010.

Según señalan, la falta de ingreso efectivo comprometería “el pago de todas las obligaciones contraídas por las universidades, incluso el abono de las nóminas y el funcionamiento del sistema universitario público valenciano”.

Hasta finales de 2008, la Generalitat adeudaba un total de 891 millones de euros, un importe superior a una anualidad completa ordinaria, para cuya cancelación las universidades se vieron obligadas a aceptar un pago aplazado que llega hasta 2022. De este importe sólo se ha cancelado en 2009 y 2010 un total de 122 millones de euros. Así, las universidades han aceptado un nuevo aplazamiento de las anualidades 2011 y 2012. El saldo neto pendiente de pago actualmente es de 768 millones de euros, a percibir desde 2013 a 2022.

Esta situación ha provocado que las universidades públicas valencianas retrasen los programas de ejecución de sus inversiones y recurran a diferentes instrumentos de financiación a corto plazo, a la vez que se han visto obligadas a utilizar sus recursos propios para suplir lo que debería haber aportado la Generalitat Valenciana, y todo ello con el objetivo de asegurar su normal funcionamiento.

Las universidades califican de “límite” su situación y proponen solicitar a la Generalitat la compensación efectiva de los intereses derivados de la demora que esta situación ha supuesto a las universidades desde la entrada en vigor del PPF en 2010. Asimismo, se solicita a la Administración que lleve a cabo actuaciones para que las entidades financieras faciliten a las universidades la renovación o sustitución de los actuales recursos de crédito a corto plazo, o que se les provea de otros recursos de financiación al alcance de la Generalitat.

Las universidades también se muestran de acuerdo en establecer los mecanismos presupuestarios preventivos para garantizar el adecuado flujo de cobros y pagos, con el fin de mantener sus niveles de solvencia.

El gerente de la Universidad de Valencia, Joan Oltra, ha descartado la opción de continuar incrementando la deuda, mientras que el rector, Esteban Morcillo, ha señalado que la incertidumbre impide realizar “cualquier programación verosímil”. En la reunión mantenida por las universidades se han escuchado voces que solicitaban un incremento de la presión sobre la Generalitat para que cumpla con sus compromisos y el estudio de acciones jurídicas contra los gestores políticos, a los que se les considera “responsables de esta situación”.

 

Vía Aprendemas.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

kampussia

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores