Los adultos españoles, suspensos

“España es un país de guitarra y pandereta“. ¿Cuántas veces habremos escuchado esta afirmación? Habrá diferentes opiniones y quejas al respecto; sin embargo, hay investigaciones que no afirman lo contrario.

Según la OCDE, conocido como el Informe de Pisa para adultos, España es el último país de una lista de 23 países en comprensión matemática, y penúltima, por delante de Italia, en comprensión lectora. Ya eran malos los resultados de los estudiantes de 15 años, y si sumamos los datos que nos ofrece la OCDE, tenemos pruebas suficientes como para pensar en un cambio. Hablando de esto, Montoro ha declarado esta mañana en La Cadena Ser que “recuperarse es cambiar“. Pues, a aplicarnos el cuento.

Los adultos españoles, últimos en compresión matemática y lectora.
Los adultos españoles, últimos en compresión matemática y lectora.

Hay más. En otros países como Holanda o Japón los estudiantes de Bachiller están por encima de los universitarios españoles. Muchos achacan estos pésimos resultados a la Logse, diciendo que “nos iba mucho mejor” con la Ley General de Educación. No obstante, la OCDE se anticipa y afirma que “de momento, los resultados no se pueden atribuir a una ley, hay que investigar más esta cuestión porque no hay datos concluyentes”. Por lo que, por ahora, quejémonos menos, y trabajemos más.

Trabajemos más para conseguir un número mayor de españoles brillantes. De una escala del 1 al 5, el adulto medio español está en el 2, nivel en el que se tienen dificultades para entender las facturas de la luz. Asimismo, el adulto medio tiene dificultades para entender un texto con un vocabulario bastante elaborado. Pero lo “mejor” no ha empezado. Resulta que hay adultos que están por debajo de dicho nivel 2. Estos solo son capaces de leer textos cortos, hacer simples operaciones matemáticas y poco más. No somos ni capaces de manejar el ratón del ordenador para realizar un examen, según afirma el Informe de Pisa para adultos (OCDE).

En definitiva, visto lo visto deberíamos pensar en cambiar. Es verdad que una agrupación de personas de 16 a 65 años no es la más adecuada para analizar, ya que la diferencia de edad y época es evidente; pero, españoles, lo vuelvo a repetir: quejémonos menos, y trabajemos más. Los resultados mismos nos lo indican.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores