La música de Queen vuelve a los escenarios

Dios Salve a la Reina, la banda homenaje a Queen que está de gira por España, demostró la noche del viernes en Madrid que tiene ganado a pulso el título de la “mejor banda tributo del mundo”. Las diez de la noche y las luces del Palacio de Vistalegre se apagan, el público se viene […]

Dios Salve a la Reina, la banda homenaje a Queen que está de gira por España, demostró la noche del viernes en Madrid que tiene ganado a pulso el título de la “mejor banda tributo del mundo”.

Las diez de la noche y las luces del Palacio de Vistalegre se apagan, el público se viene arriba y se mira nervioso, todos saben lo que está a punto de pasar, de entre el humo aparece la figura de los cuatro componentes que revolucionaron la Historia de la Música y que hicieron suyo el rock de estadio: Queen. Antes de que quiera darse cuenta, el respetable tiene ya la boca abierta y los pelos de punta, asombra y asusta un poco la extraordinaria habilidad de Dios Salve a la Reina para imitar casi a la perfección a la banda original.

Los éxitos se suceden como si supieran al dedillo cuáles son esas canciones que han marcado la vida de los allí presentes: Bohemian Rhapsody, Crazzy little thing called love, I want to break free, We are the champions, We will rock you, Don’t stop me now… parece una alucinación poder volver a verlos interpretados exactamente igual que como se hicieron en el ya mítico concierto de los británicos de 1986 en Wembley, luces y decorado incluídos.

Dios Salve a la Reina en directo
Dios Salve a la Reina en directo

El poderío de la banda argentina es inconmensurable, si el mundo supiera lo buenos que son, probáblemente las entradas no costarían solo 35€. Cada uno de los componentes no solo alardea de un virtuosismo envidiable en sus respectivos instrumentos, sino que la imitación es casi imperceptible por la audiencia, son prácticamente Queen. Es cierto que todos ellos destacan, pero lo del vocalista, Pablo Padín… eso ya es otra historia. Un directo atronador, unas subidas y bajadas que solo el mismísimo Mercury podía hacer y un timbre de voz extraordinariamente parecido al del fallecido cantante que te sume en una especie de sueño que obliga a tus ojos a parpadear unas cuantas veces para que te des cuenta de que no es Freddie el que está ahí arriba. Parece una broma, pero si Pablo cantara el ‘cumpleaños feliz’ seguiría poniendo los pelos de punta, su actitud en el escenario es envidiable y exhuda energía a cada paso que da.

Precedidos por Brothers in Band,  grupo tributo a Dire Straits que dejaron un buen regusto con un sonido muy bueno para tratarse de la madrileña plaza de toros, Dios Salve a la Reina se metió a cada asistente en el bolsillo dejando en cada boca el sabor único de una noche que difícilmente muchos podrán olvidar, la noche en la que volvieron a ver a Queen, la noche en la que volvieron a ver a Freddie Mercury.

Miguel Ángel Piedra Fernández, estudiante de Periodismo y Economía en la Universidad Rey Juan Carlos.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores