¿La mejor vía de escape? La risa

Están de moda. La fiebre de los monólogos alcanza su mayor esplendor en una época en la que arremeter contra la sociedad actual, la política y la economía parece ser la única cura para combatir esta situación de depresión que invade nuestro país. Hombres y mujeres con mucha labia, sentido del humor y sin un pelo en la lengua conforman el grupo de monologuistas que ahora, más que nuca, están de moda. Goyo Jiménez, Dani Rovira, Luis Piedrahita, Andreu Buenafuente, Dani Mateo, Joaquín Reyes, Ángel Martín, Leo Harlem, Ernesto Sevilla, Eva Hache o Rober Bodegas son algunos de los que más risas producen en este desolado y corrupto país.

Estos días en la comunidad gallega hemos podido disfrutar del espectáculo de Pedro Llamas y Dani Rovira (el pasado día 26 en Vigo). Con dos sesiones de dos horas de duración cada una y un lleno absoluto, la ciudad gallega quedó encantada. Al igual que le pasará a Santiago de Compostela los próximos días cuando reciba el estreno del último espectáculo de Rober Bodegas, “El Umbral de la Estupidez”.

La ironía, el sarcasmo, los gestos inconfundibles de cada uno de ellos, las imitaciones, las burlas a los sistemas establecidos y a las costumbres sociales más conocidas, la guerra entre sexos, la crisis o los políticos son algunas de las herramientas de estos personajes que consiguen que manifestemos nuestra alegría a través de la risa.

¿Y qué sucede en nuestro cerebro cuando nos reímos?
Cuando nos reímos nuestro cerebro libera endorfinas (neurotransmisores que tienen un efecto de tipo opiáceo similar a la morfina). Por eso las endorfinas se conocen como “opiáceos naturales”. Al mismo tiempo, cuando una persona se ríe de verdad (no valen las risas falsas) disminuyen sus niveles de cortisol, una hormona conocida como la “hormona del estrés”.

Mejor ver un monólogo que acudir al médico

Reirse ayuda a curar la depresión, el estrés y la angustia. Nos ayuda a sentirnos mejor, más confortables. Limpia y ventila los pulmones, mejora la oxigenación del cerebro y del cuerpo en general a la vez que regulariza el pulso cardíaco.
Ayuda a trabajar al aparato digestivo y regula el intestino, relaja los músculos tensos, disminuye la producción de hormonas que causan el estrés y la presión arterial de la sangre. Ayuda a quemar calorías: cuando nos reímos movemos unos 400 músculos de nuestro cuerpo (¡algunos investigadores creen que reír 100 veces es equivalente a hacer 10 minutos de ejercicio aeróbico o hacer 15 minutos de bicicleta!) Se genera una mayor respuesta del sistema inmunológico ante una enfermedad. Sirve para descargar tensiones, potencia la creatividad y la imaginación. Incrementa la autoestima y la confianza en uno mismo y elimina pensamientos y emociones negativos. Y además alivia el insomnio al producir una sana fatiga que el sueño repara con facilidad. ¿Qué más se puede pedir?

Así que ya sabéis… ¡Todo el mundo a morirse de risa!

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

losadandrea

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores