La democracia que nos espera

La democracia española se ve amenazada continuamente por la corrupción en la política (que ya es la mayor preocupación de los ciudadanos según el Centro de Investigaciones Sociológicas), por el deterioro de su imagen en el exterior, por la crisis económica actual y por la desaparición del llamado ‘Estado de Bienestar’. La sociedad española y […]

La democracia española se ve amenazada continuamente por la corrupción en la política (que ya es la mayor preocupación de los ciudadanos según el Centro de Investigaciones Sociológicas), por el deterioro de su imagen en el exterior, por la crisis económica actual y por la desaparición del llamado ‘Estado de Bienestar’. La sociedad española y sus políticos han de proponer, con urgencia, soluciones efectivas para reconducir el sistema hacia un modelo más igualitario, eficiente y atractivo para el exterior.

Uno de los problemas que tienen los políticos españoles es que la mayor parte de las propuestas que mejorarían la sociedad española son imposibles de conseguir en cuatro años. Pero conseguir competitividad en el exterior y más democracia interna pasa inevitablemente por implementar mejoras a largo plazo, como un sistema educativo que siente las bases de una sociedad que se preocupe más por leer noticias que por ver ‘Gran Hermano’.

Una sociedad en la que la educación sea uno de los pilares del crecimiento de sus ciudadanos acabará convirtiéndose en una sociedad mucho más democrática y con menos corrupción. Sin embargo el hecho de que cada vez sea más difícil para un estudiante acceder a una beca y que muchos no acaben su carrera por no poder pagar sus estudios, forman el peor escenario de futuro que podría encontrarse.

Es éste el momento en el que los ciudadanos deben exigir a sus políticos que se preocupen realmente por el futuro de su país, y no por su futuro en el poder, adoptando medidas que sean las bases de una sociedad más democrática en el futuro, como la mejora en la educación. Si siguen adoptándose medidas a corto plazo, la democracia que nos espera volverá a estar tan putrefacta como la actual, y los perjudicados serán los que ahora ni tienen voz, ni voto.

Miguel Ángel Piedra Fernández, estudiante de Periodismo y Economía en la Universidad Rey Juan Carlos

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

mapiedra

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores