La “Dama de Hierro” dice adiós

“Ser poderoso es como ser una dama. Si tienes que andar diciéndoselo a la gente, es que no lo eres” Dijo en una ocasión Margaret Thatcher, la que fue símbolo de la revolución conservadora en Gran Bretaña y que ayer falleció a los 87 años debido a una embolia cerebral. El mundo la recuerda en […]

“Ser poderoso es como ser una dama. Si tienes que andar diciéndoselo a la gente, es que no lo eres”

Dijo en una ocasión Margaret Thatcher, la que fue símbolo de la revolución conservadora en Gran Bretaña y que ayer falleció a los 87 años debido a una embolia cerebral. El mundo la recuerda en este día como lo que fue: una mujer decidida, de dureza agresiva, trabajadora y de ideas claras que no dudó en manifestar. La única mujer que llegó al puesto de Primer Ministro en el Reino Unido y que gobernó el país desde el año 1979 hasta 1990. Quién se lo hubiera dicho el día que manifestó: “pasarán muchos años, y desde luego yo no lo veré, antes de que una mujer en nuestro partido ocupe el liderazgo o consiga ser Primer Ministro”. De estrecha amistad con Ronald Reagan, personificó junto a él, el ataque contra el estado de bienestar que disparó las políticas neoliberales impuestas en casi todo el mundo.

“No hay libertad, a menos que haya libertad económica” dijo en varias ocasiones, quizás por eso y por su fuerte oposición al socialismo, se interesó por la política. Después de varios fracasos electorales, en 1959 fue electa diputada por la circunscripción de Finchley.

Desempeñó diversos cargos en su partido hasta 1970, año en que  Edward Heath fue elegido primer ministro y la “Dama de Hierro” pasó a ocupar el Ministerio de Educación.  En 1974 el Partido Conservador perdió las elecciones generales, pero Thatcher desafió los liderazgos y su figura cobró relevancia llegando a ser elegida en 1979 Primer Ministro.

El triunfo conservador frente a un debilitado Partido Laborista la colocó al frente del gobierno en épocas en que el país estaba paralizado por las huelgas y la crisis económica.  Supo salir aireada y llevó a cabo medidas neoliberales que transformaron el panorama económico en lo que se denominó “la revolución conservadora”. Entre sus medidas destacaron el apoyo a la privatización de industrias del Estado y del transporte público, la reforma de los sindicatos a los que consiguió quitarles casi todo su poder o la reducción del gasto público. A pesar de que medidas como estas consiguieron bajar la inflación en aquella época, el paro aumentó notablemente aproximando a la “dama de hierro” al fin de su cargo. Hecho que se vio ralentizado debido a su inclusión en la Guerra de Malvinas y la recuperación económica que hicieron que fuese reelegida una vez más.

Todo llega a su fin, y el de Margaret Thatcher se produjo con la implantación de la imposición de un impuesto municipal que castigaba a quien no lo pagaba con la prohibición del derecho al voto. Más que los ciudadanos, fue su propio partido el que comenzó a darle la espalda.

La Dama de Hierro, que sin quererlo ayudó a la igualdad entre hombres y mujeres en el mundo de la política, nos dijo adiós ayer, pero sus logros y su vida llena de batallas quedarán para siempre firmes, como ella.

– “Si usted quiere que algo se diga, pídaselo a un hombre. Si usted quiere que algo se haga, pídaselo a una mujer”

– “Ganar una batalla puede exigir librarla varias veces”

– “Las guerras no son causadas porque se construyan armas. Son causadas cuando un agresor cree que puede alcanzar sus objetivos a un precio aceptable”

– “Cualquier mujer que entienda los problemas de llevar una casa está muy cerca de entender los de llevar un país”

– “Nadie recordaría al Buen Samaritano si sólo hubiese tenido buenas intenciones. Además tenía dinero”

– “Vale la pena conocer al enemigo… entre otras cosas por la posibilidad de que algún día se convierta en un amigo”

– “Yo no soy una político del consenso. Soy una política de convicción”

– “Vivimos en la era de la televisión. Una sola toma de una enfermera bonita ayudando a un viejo a salir de una sala dice más que todas las estadísticas sanitarias”

– “En cuanto se concede a la mujer la igualdad con el hombre, se vuelve superior a él”

– “La misión de los políticos no es la de gustar a todo el mundo”

Margaret Thatcher

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores