Javier Caraballo: “El Periodismo tiene que actuar de ‘contra poder'”

Javier Caraballo, que en su descripción de Twitter cita a Churchill, es tertuliano, lector, escritor, pero sobre todo eso es periodista. Escribe de lunes a viernes una columna titulada “Matacán” en el periódico El Confidencial, además de participar en las tertulias nacionales de Onda Cero en los programas “Herrera en la Onda” y “La Brújula”, […]
El periodista Javier Caraballo

Javier Caraballo, que en su descripción de Twitter cita a Churchill, es tertuliano, lector, escritor, pero sobre todo eso es periodista. Escribe de lunes a viernes una columna titulada “Matacán” en el periódico El Confidencial, además de participar en las tertulias nacionales de Onda Cero en los programas “Herrera en la Onda” y “La Brújula”, de Carlos Alsina. 

En primer lugar, como asiduo que es usted en las tertulias de Onda Cero, ¿qué cualidades considera que tiene que tener un buen tertuliano?

Ser un buen tertuliano es mi aspiración. Ése es el objetivo y quienes tienen que decidirlo son siempre los oyentes. Como, sobre todo, soy un oyente de radio, lo que yo hago cuando intervengo en las tertulias es intentar seguir las pautas y los comportamientos, la forma y los razonamientos de la gente que me gusta oír en los debates. Yo intento huir de la tensión, de la crispación, y me reconfortan aquellos debates en los que se analiza, sin sectarismos ni banderías. Sentido común y disposición para oír lo que tienen que decir los demás. Y yo sé que hay una parte del público que lo que busca es la bronca, el ruido, y que muchos confunden un buen debate con un intercambio de gritos, pero yo, sencillamente, no sé manejarme ahí. Afortunadamente, Onda Cero no busca la bronca.

Donde más le escuchamos es en “Herrera en la Onda “y en “La Brújula”, con Carlos Alsina. ¿Cuál prefiere? 

Son dos programas muy distintos con dos directores muy distintos. Para empezar, la hora de emisión de cada uno de ellos condiciona el diseño del programa. ¿O no le parece a usted, como oyente, que es distinto, que debe ser distinto, un programa a primera hora de la mañana y otro a última hora del día? Estoy seguro de que sí, que se lo parece, y por eso se trata de dos programas distintos, con independencia de que también la personalidad radiofónica de Carlos Herrera y de Carlos Alsina sean también distintas. En definitiva, para responder a la pregunta de una forma directa, no, no me inclino por ninguno; cada uno a su hora me parecen los mejores.

Se está hablando, sobre todo en los últimos tiempos, de la futura desaparición de los medios impresos. Usted, como periodista, ¿qué futuro le ve a la prensa escrita? 

Una gran parte de mi vida profesional se ha desarrollado en un periódico. Y sí, es verdad, la sensación que está instalada en los periódicos del mundo entero es que se trata de una actividad que se extingue. Pero si tengo que atenerme a la literalidad de su pregunta, la respuesta es muy distinta. Quiero decir que lo que a todas luces se está agotando es el periódico tal y como lo conocemos, el periodismo en el formato de papel.  Pero ni la prensa escrita ni, por supuesto, el periodismo tienen fecha de caducidad. Todo lo contrario. Le decía que una buena parte de mi vida profesional se ha desarrollado en las redacciones de los periódicos, el último de ellos El Mundo, y ahora estoy haciendo el mismo trabajo para un periódico en internet, El Confidencial. A mi juicio, la respuesta a todas las incertidumbres de ahora están en ese periodismo serio de internet, que es abierto y gratuito. La globalización ha cambiado la prensa, la ha transformado. Sólo hay que adaptarse porque ya nada volverá a ser como hace cien años. Ni siquiera como hace diez años.

En los últimos tiempos, y acrecentado por la crisis, estamos viendo como muchos medios de comunicación están cerrando, haciendo EREs, fusionándose con otros medios o simplemente desapareciendo. ¿Qué expectativas y qué futuro pueden tener los estudiantes que hoy en día llenan las facultades de Ciencias de la Comunicación?  

A mi juicio, y desde hace muchos años, las facultades de Periodismo de toda España están sobredimensionadas, porque sale al mercado un número infinitamente mayor de periodistas de los que puede absorber el mercado. ¿Y eso qué quiere decir, que hay que renunciar? En absoluto. Mi consejo para todo aquel que se sienta periodista, que ansíe por encima de todas las cosas ser periodista, es que persista en el empeño. Porque el mercado a lo que nunca se cierra, ni se restringe, es a los mejores. Los estudiantes de Periodismo de ahora tienen más limitadas las salidas, es verdad, pero tienen mucho más abiertas las posibilidades de formarse profesionalmente. Cuando, en diversas ocasiones, alguien me ha pedido opinión al respecto lo que le he dicho es que no estudie sólo Periodismo, que aproveche para hacer, además, otra carrera que le servirá de mucho para su labor futura de periodista. En la rama de las Ciencias Políticas o la Economía, se puede elegir dependiendo de las inquietudes de cada cual. Y por supuesto, idiomas.

¿Se valora suficiente a los periodistas y su trabajo? 

Yo creo que la sociedad es consciente de que nada funcionaría igual sin la labor de los periodistas. Hay muchos que definen el periodismo como un ‘cuarto poder’, junto a los tradicionales de una democracia, el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial, pero yo siempre he defendido que el periodismo tiene que actuar de ‘contra poder’. Eso es lo que la sociedad espera de los periodistas y, con sus limitaciones y sus errores, me parece que ese papel de ‘contra poder’ se cumple. Y que la sociedad así lo reconoce.

Cambiemos de tercio, las noticias cada día son más monotemáticas, de hecho se podían resumir en un único titular donde no faltaría la palabra corrupción, ¿cómo se ha llegado a este punto? 

En España, quizá por razones históricas, el periodismo está demasiado politizado. Es verdad. Parece, muchas veces, que no existe otro periodismo que no sea el del intercambio de acusaciones entre partidos políticos. Es posible que eso se modifique con el tiempo, porque el interés de la población es muy distinto, pero, hasta tanto, es inevitable que muchas veces se produzca hartazgo entre la gente. Otra cosa distinta son los casos de corrupción, porque en ese terreno el papel de denuncia de la prensa ha sido fundamental. El hecho de que en estos días hayan coincidido muchos casos de corrupción, que afectan a varios partidos políticos y que se extienden por una gran parte de España, tenemos que contemplarlo como la consecuencia de antiguos vicios políticos que afloran ahora de golpe. Si hay algo de bueno en todo esto, es que tendría que servir de catarsis en la clase política española.

¿En España hay libertad de expresión o solo aparece en la teoría?  

No es teoría, estamos hablando de principios, de derechos fundamentales. Al hablar de libertad de expresión hablamos de democracia. Yo creo en la libertad de expresión y he luchado y lucho por ella. Y todos debemos hacer lo mismo, seamos o no periodistas. Porque la libertad de expresión no es sólo el derecho que tenemos todos a decir libremente lo que pensamos, sino que es, fundamentalmente, el derecho de todos los ciudadanos a recibir informaciones y opiniones libremente. Y en España, afortunadamente, sí, hay libertad de expresión. Decir lo contrario es una barbaridad que no se sostiene.

¿Hay algún medio que no esté politizado? ¿Cómo hemos llegado a eso? 

Por lo que le decía antes, en España el periodismo está excesivamente politizado, pero no debemos confundir las cosas. Lo que a mí me parece bien es que los medios de comunicación tengan una línea editorial y que exprese, en función de la ideología que defienda, sus opiniones sobre los asuntos concretos, que se deben exponer con la máxima objetividad, sin ocultar ni manipular la información. Otra cosa muy distinta es que existan medios de comunicación, o periodistas, que expresen sus opiniones de acuerdo a los intereses que le marque un partido político concreto. Para mí, eso no es periodismo; es propaganda.

Si pudiese volver atrás, ¿volvería a ejercer el periodismo?

Siempre.

 

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores