“Intocable” – Cuando lo imposible se hace llevadero

Llega la cruda realidad contada desde su lado más amable con esta comedia dramática presentada por Enric Toledano y Olivier Nakache. Se trata de la historia de dos mundos contrarios, de una situación basada en hechos reales que roza lo inimaginable y que es capaz de llegar a todos los espectadores. Vemos un problema real, […]

Llega la cruda realidad contada desde su lado más amable con esta comedia dramática presentada por Enric Toledano y Olivier Nakache. Se trata de la historia de dos mundos contrarios, de una situación basada en hechos reales que roza lo inimaginable y que es capaz de llegar a todos los espectadores. Vemos un problema real, una persona que tras un accidente queda tetrapléjico, desde un punto de vista totalmente diferente al que planteó Amenábar en Mar Adentro. El contraste económico resulta particularmente cruel, mientras que en una vemos la desesperanza e impotencia de una persona encarcelada en su cuerpo y sin posibilidades, en la otra vemos a un personaje que gracias a su posición logra sobrellevar la situación y conocer a alguien que le trata de igual a igual. Sin tener en cuenta las barreras físicas, culturales, raciales, sociales, etc, de esta relación imposible nace una amistad extraordinaria, que saca lo mejor de ambos protagonistas.

El hecho de que esté basada en un hecho real nos aporta una dosis de esperanza, y esto es probablemente otro de los motivos de su éxito, el público esta deseando olvidar por un rato los problemas que nos persiguen en los tiempos que corren. Todos estamos deseando creer en un mundo mejor, que nos aporte un final feliz. Prueba de ello es el exitoso boca a boca que ha llevado a esta película ha llegar a España como la película más vista en la historia del cine francés. No ha sido necesario invertir millones en publicidad, ha sido su forma de conmover a los espectadores lo que ha hecho que entre risas y lágrimas se convenzan de recomendarla al su círculo cercano.

El ambiente parisino, la ternura, el lujo, la belleza de la música y la delicadeza en el lenguaje, tratado con gracia pero sin la ordinariez a la que se nos ha acostumbrado en los últimos tiempos, son los ingredientes clave para lograr una película agradable, simpática, apta (y recomendable) para todos los públicos. Las interpretaciones de ambos protagonistas Phillipe (François Cluzet) y Driss (Omar Sy) son excepcionales, un verdadero acierto por parte del casting, cuya química es evidente durante los 115minutos de film. Finalmente triunfa la fuerza de una amistad que se vuelve generosa por ambas partes. Se trata de una cura de humildad y un modelo a seguir para todos los que de forma consciente o inconsciente veríamos esta situación como un imposible.  

 

Stefanie Przybisch Lozano

Universidad Europea de Madrid

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

stefaniepl

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores