Gran y viejo Hermano

Ayer volvió Gran Hermano con su 13ª edición. Mercedes Milá es supersticiosa, así que os presentamos “Gran Hermano 12+1”. ¿Cómo es posible que ese tipo de Reality Show sigan teniendo tanto éxito? La televisión es un claro reflejo de la población: si imperan los “Salsa Rosa”, sabemos que lo que interesa son los cotilleos. Pero, […]

Ayer volvió Gran Hermano con su 13ª edición. Mercedes Milá es supersticiosa, así que os presentamos “Gran Hermano 12+1”. ¿Cómo es posible que ese tipo de Reality Show sigan teniendo tanto éxito?

La televisión es un claro reflejo de la población: si imperan los “Salsa Rosa”, sabemos que lo que interesa son los cotilleos. Pero, ¿los Reality Shows? Es el tipo de programa más vacío de la historia. Además, todo lo que aparece está acordado y con su correspondiente guión. ¿O os creíais que era todo natural o espontáneo?

Pero la culpa no sólo la tienen los medios o la televisión que ponen este tipo de programas en sus parrillas. Ellos tan sólo responden a las demandas de los espectadores potenciales. ¿No va siendo hora de dejar Gran Hermano? ¿De empezar a pensar un poco más? ¿De ver más las noticias y dejar de ver ese tipo de estupideces? Por favor, que luego nos quejamos del nivel que tenemos en España.

Autor: Ana Arbex Abollado, Periodismo y Publicidad, UFV.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

kampussia

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores