Falsas amistades

En momentos de la vida, los adolescentes pasamos por etapas que no llegan a ser del todo reales, ya que creemos que tenemos unos amigos reales y en realidad no llegan a serlo aunque nosotros pensemos que sí. La realidad no es del todo real, parece una ironía, pero cuando estamos en un grupo de […]

En momentos de la vida, los adolescentes pasamos por etapas que no llegan a ser del todo reales, ya que creemos que tenemos unos amigos reales y en realidad no llegan a serlo aunque nosotros pensemos que sí.

La realidad no es del todo real, parece una ironía, pero cuando estamos en un grupo de amigos todos juntos, divirtiéndonos como si nos conociéramos de toda la vida y supiéramos los secretos de los demás, confiamos en ellos porque creemos que son de fiar, pero en realidad, solo pueden llegar a hacernos daño, mucho daño.

En estos casos, los más allegados a nostros nos intentan ayudar, como pueden ser nuestros familiares, profesores, etc; pero nosotros no nos damos cuenta hasta que llega el día en el que nuestro supuesto amigo/a nos hace daño (contando nuestros secretos, criticándonos…), y es entonces cuando vemos que lo que decían los mayores era verdad, no se puede confiar en todas las personas aunque te juren que seréis amigos/as para siempre.

Maria de la Fuente

IES Clara Campoamor.

 

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores