El cambio de Sexy Zebras

Vera y yo nos plantamos en Mar de Cristal a eso de las cinco de la tarde bajo un sol asesino. Habíamos quedado con los Sexy Zebras en un parque de la zona, un par de días antes de su directo en la sala Arena (Heineken/Marco Aldani) junto a The Parrots. Les encontramos pintando su […]

Vera y yo nos plantamos en Mar de Cristal a eso de las cinco de la tarde bajo un sol asesino. Habíamos quedado con los Sexy Zebras en un parque de la zona, un par de días antes de su directo en la sala Arena (Heineken/Marco Aldani) junto a The Parrots. Les encontramos pintando su logo en una tela enorme, que pronto sería aplaudida y cegada a flashes el día del concierto.

Jose (guitarra), Gabi (voz principal y bajo) y Samu (batería) nos recibieron afectuosamente y desde el primer momento se mostraron totalmente cercanos. Esto fue lo que nos contaron.

P.- Empezamos por lo último que tenemos de vosotros, Volvemos a la Selva, recién salido del horno. Y queríamos hablar precisamente del single, Visitantes, que se nos mete en la cabeza desde la primera vez que la oímos. Contadnos un poco sobre ella y de lo que queríais transmitir con la letra.

Jose – Básicamente el disco es un cambio grande. Es un trabajo con el que nos sentimos más identificados, hombres más hechos con las ideas más claras.

Gabi – En concreto Visitantes es el punto más álgido del cambio, por ello la elegimos como single.

Jose – Es cierto que podríamos haber escogido un single que tuviese un poco más de continuidad con nuestra etapa anterior, pero queríamos marcar claramente el cambio.

 

P.- A nuestros oídos, la evolución al nuevo disco ha sido más electrizante y pegadiza, metiéndonos más caña en el cuerpo. ¿Buscabais esta sensación en el público? ¿Os sentíais con más fuerza al grabar este nuevo trabajo?

Gabi – A la hora de realizar este disco nos centramos mucho en nosotros y que estábamos un poco quemados en cuanto al primer trabajo. Más que pensar en que el público necesitara o no cambio, quienes lo necesitábamos éramos nosotros. Es un álbum que intenta asemejarse a cómo somos en directo, que es donde realmente creemos que somos mejores.

Creo que no hemos perdido mucha masa de fans con el cambio, pero sí que nos hemos abierto a un público al que nos habíamos cerrado.

 

P.- ¿Qué hay de vuestra proyección fuera del país? ¿Tenéis Sudamérica en el punto de mira?

Jose – Es una meta en un futuro relativamente próximo y relativamente cercano, sobre todo porque vemos que allí hay mucho feedback con la música. Además nos preocupa que este país no nos ofrezca demasiadas opciones. Allí creemos que el fan es realmente consumidor de música.

 

P.- Hablemos un poco de Nada más lejos de la realidad, vuestro primer disco. Encontramos canciones con garra como Fuego que, por ejemplo, viene seguida de una balada como Despiértame. A simple vista se os podría catalogar de un poco romanticones, pero vuestras letras nos inspiran un romanticismo algo solitario. ¿Nos equivocamos?

Jose – Entiendo lo que dices. Nosotros grabamos ese disco en 2009 con canciones que llevábamos componiendo desde 2005. Por ciertas trabas legales, no pudimos lanzarlo hasta 2011. La realidad es que en ese año aparecen unas canciones que compusimos con 17 ó 18 años. Son una mezcla de ideas que aún no eran demasiado concretas.

Samu – En aquella época aún no teníamos muy clara la dirección que queríamos seguir.

 

P.- Nos encantó Billy el malo, ¿de dónde salió la idea?

Jose Puff, se escribió hace mucho mucho tiempo.

Gabi – Es una crítica un poco fácil a un estereotipo de persona que nos encontramos hace tiempo.

Samu – Sí, la típica persona que va de postureo, que va de crack, y que luego es una persona que no tiene nada de lo que presumir excepto eso, la presunción misma.

 

P.- “Somos partículas que vuelan… chocolate”. La escuchamos y solo podemos decir, “esta canción es una auténtica rallada”. ¿Nos ayudáis un poco a entenderla?

Jose – Habla un poco de lo grande y de lo pequeño. Somos de la tierra, donde todo se junta.

Samu – Puedes encontrar vídeos en cualquier lado que hablan de que todos somos agua. Es algo así. Una reflexión algo interior del ser humano. Mientras en el mundo no paran de ocurrir cosas enormes, nosotros podemos estar aquí preocupándonos de qué sabor de helado escoger.

Gabi – Sí, es algo así. Vivimos en un mundo muy complejo y sin darnos cuenta estamos quemándonos por cosas como “quiero chocolate” o “me gusta esta chica y no me hace caso”. Es una contraposición de ideas.

Jose – Supongo que queríamos contrarrestar que todos somos parte de un flujo universal único con cosas banales.

 

P.- Contadnos alguna anécdota de vuestra carrera musical que os haya marcado. ¿Algún concierto en especial?

Gabi – Ganamos un concurso, el premio era telonear a El Pescao. El caso es que fuimos a las fiestas de Huesca, en un pabellón enorme. Salimos a la prueba de sonido con la sensación de que íbamos a hacer un buen bolo. Lo gracioso fue que al llegar la hora de tocar, nos plantamos frente al pabellón y nos encontramos la misma gente que en la prueba de sonido. Lo bueno que salió de aquello es que le gustó nuestro grupo, y de ahí nació la colaboración.

 

P.- Por último y por curiosidad, ¿vais a volver a subir con máscaras de cebra al escenario?

Gabi – Nunca se sabe, pero creemos que no. De todas formas está pasando algo que nos resulta emocionante, y es que las máscaras han pasado de estar sobre el escenario, a estar en el público. Eso nos mola mucho.

Texto: Samuel M. Parker y Vera Kowalski, estudiantes de Ingenieria de Sonido e Imagen (UPM).

Lee aquí la crónica del concierto que dieron el pasado abril The Parrots + Sexy Zebras

 

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores