Encierro UCM: Sin alternativas no hay desalojo

Tras 6 días de encierro en el Rectorado de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), el rector se ha pronunciado frente al problema de la expulsión de más de 1.000 estudiantes por el impago de las tasas. Son estudiantes que se han visto privados del Campus Virtual, lo que les impide seguir las clases con normalidad […]

Tras 6 días de encierro en el Rectorado de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), el rector se ha pronunciado frente al problema de la expulsión de más de 1.000 estudiantes por el impago de las tasas. Son estudiantes que se han visto privados del Campus Virtual, lo que les impide seguir las clases con normalidad y privados también de su derecho a examen. Hasta ahora, se les ofrece una ampliación de la fecha de pago hasta el 30 de mayo y no queda bien definido si podrían realizar el pago en septiembre.

¿Pero de dónde vienen todos estos impagos? En un elevado número de casos, se trata de estudiantes que han solicitado la beca del Ministerio de Educación, cuyo pago o se ha retrasado o no se ha concedido debido a los “recortes”. Así pues, aseguran encontrarse en una situación de “exclusión social”, sin poder pagar las tasas en una universidad pública.

Y yo me pregunto: ¿Dónde esta la solidaridad? ¿Por qué no se evalúa caso por caso?

Los estudiantes encerrados en el rectorado de la UCM, que no van a abandonar su causa hasta que se produzcan las readmisiones, han recogido sus reivindicaciones en el siguiente comunicado:

 

¡Ni un estudiante expulsado!

 

Por un fondo de becas para evitar la expulsión de los afectados. Rector, posiciónate

 Tras seis días de encierro, las y los estudiantes encerrados hemos recibido unacontestación del rectorado en la que nos proponen la posibilidad de ampliar los plazos de pago de la matrícula hasta el 20 de septiembre readmitiendo al campus virtual a los estudiantes afectados.

Así mismo se ofrece una revisión individual de los casos para aquellos alumnos que no puedan pagar en las fechas y plazos dados (2 en julio y septiembre, o 4 en el plazo entre junio y septiembre).

Vemos que es insuficiente la prórroga del pago si no se le da una solución a la imposibilidad que tengan algunos de llevarlo a cabo. Esta reivindicación la vemos amparada por las firmas de miles de estudiantes y trabajadores, y la solidaridad activa de toda la comunidad educativa.

El rector, que se autoproclama defensor a ultranza de la universidad pública continúa con su argumento de que solo poder gestionar lo mejor posible el dinero que la Comunidad de Madrid le asigna. Esto no es coherente puesto que sigue sin posicionarse del lado de los  3.139 estudiantes afectados, que no son sino víctimas de la crisis del sistema capitalista.

Por ello planteamos las siguientes reivindicaciones:

• La creación de un fondo para becas de emergencia que no se otorguen en función de criterios académicos, sino de necesidad económica.

La solución que nos proponen es que seamos los estudiantes los que busquemos nuestros medios de financiación (fiestas, conciertos, venta libros de segunda mano…); esto es ridículo ya que lo queremos es que se destinen fondos para la universidad pública, y no que recaiga esta recaudación sobre los estudiantes para pagar por un derecho ya conquistado.

No se está viendo este problema como prioritario, puesto que existe -entre otras incoherencias-, un dinero que asciende a 86000 € anuales para los miembros que acuden a reuniones del consejo social (200 € por reunión y persona). Es por esto que rechazamos el argumento de que la universidad está en quiebra.

• Queremos un compromiso formal que garantice el derecho de los estudiantes a seguir en la universidad. No queremos ninguna expulsión ni contemplamos ninguna rematriculación. Rechazamos las soluciones individualizantes que propone el rectorado de atender cada caso por separado, exigimos soluciones colectivas y vinculantes como lacreación de una comisión paritaria en la que intervengan distintos sectores de la comunidad educativa para dar una solución a los alumnos que de otro modo serán expulsados.

• Además teniendo en cuenta que las tasas para el próximo curso van a sufrir una brutal subida junto con una nueva reducción del número de becas, exigimos que todas estas reivindicaciones por las que estamos luchando para este curso, se mantengan en los próximos años, dejando siempre la puerta abierta a mejorar las condiciones de las mismas.

Por ello continuaremos con nuestra lucha y con el encierro en rectorado para exigir que desde la Universidad y la CAM se efectúen las medidas necesarias para articular un fondo de becas de emergencia para estudiantes en riesgo de exclusión de la educación. Exigimos que no se expulse ni un solo estudiante de nuestra universidad.

Un saludo cordial de los encerrados y las encerradas en el rectorado de la UCM

¡Hacia una educación gratuita y universal!

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores