El último paraíso de mi intimidad

Tiempo al tiempo. Necesito más momentos al día. El dinamismo vital de esta contemporaneidad me impide llevar a cabo el mejor de mis propósitos, que no es otro que el de la lectura profunda y reflexiva de tantísimas cuestiones actuales que afectan al ciudadano común. Todavía puedo y debo encontrar ese lugar que paradójicamente me […]

Tiempo al tiempo. Necesito más momentos al día. El dinamismo vital de esta contemporaneidad me impide llevar a cabo el mejor de mis propósitos, que no es otro que el de la lectura profunda y reflexiva de tantísimas cuestiones actuales que afectan al ciudadano común. Todavía puedo y debo encontrar ese lugar que paradójicamente me permite viajar a solas y a la misma vez acompañado de la sociedad más viva del momento.

Entre un cúmulo de finas láminas de papel se produce este gran encuentro, el viaje más real de la realidad. Tan solo yo, ese aventurero de las páginas del periódico, soy el dueño de mi viaje y responsable de decidir cuál es el camino que más me interesa: la vida social, el ámbito político, los asuntos económicos, la vida de alrededor, la de más allá de la frontera,…Verdaderas historias de celos, crímenes, sexo, poder, derrotas o héroes que cubren día a día las páginas de cada diario.

He aquí la peculiaridad de esta ruta a gusto de consumidor. El periódico es un paisaje variopinto que ofrece rutas, vías alternativas, atajos o simplemente vistas panorámicas entre su vasto paraje. Es por eso que las opciones son infinitas: puedo retroceder ante la pedregosidad incomprensible del asfalto, puedo marcharme por el mero desinterés de lo venidero, puedo completar mi trayecto y tomar una nueva ruta, puedo observar a los lejos y darme la vuelta, puedo buscar otro paisaje que me ofrezca visiones diferentes…

La aventuras del periódico me conducen al paraíso más deseado, aquel lugar donde me encuentro conmigo mismo y soy capaz de abstraerme sin olvidar un ápice de lo que me ocurre a mi alrededor. Así es como llego al último paraíso, el de mi intimidad, aquel me permite día a día retratar la realidad, juzgar con conocimiento de causa, espíritu crítico y lo que es más importante, ejercer mi más preciada libertad informativa.

Luis Manuel (@luismanuel_fm)

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

luisizaviejero

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores