‘El lado bueno de las cosas’

Silver Linings Playbook, adaptación de la novela del mismo nombre de Matthew Quick, es una de las películas con más nominaciones en los Oscar, entre ellas las obtenidas por sus dos actores protagonistas, Jennifer Lawrence y Bradley Cooper, que son, sin duda, lo mejor de esta dramedia con buenas intenciones pero plagada de lugares comunes. […]
Liver Linings Playbook

Silver Linings Playbook, adaptación de la novela del mismo nombre de Matthew Quick, es una de las películas con más nominaciones en los Oscar, entre ellas las obtenidas por sus dos actores protagonistas, Jennifer Lawrence y Bradley Cooper, que son, sin duda, lo mejor de esta dramedia con buenas intenciones pero plagada de lugares comunes.

Dirigida y escrita por David O. Russell (The Fighter, Tres Reyes), El lado bueno de las cosas cuenta la historia de Pat (Cooper), un joven que vuelve a casa de sus padres tras pasar ocho meses internado en una institución mental después de que el encontrar a su mujer, Nikki, con otro hombre en la ducha desatara su trastorno bipolar. Pat sale convencido de que si se mantiene positivo y en forma logrará recuperar a Nikki, contra la que tiene una orden de alejamiento por el comportamiento violento que le llevó a estar confinado y en tratamiento, ignorando a todos los que le dicen que la olvide.

Mientras trata de controlar su enfermedad y de recuperar su vida, Pat conoce a Tiffany (Lawrence), una joven que acaba de perder a su marido, y cuyos problemas mentales bien pueden hacer la competencia a los de él (I’m just the crazy slut with the dead husband, se define ella). Ante la promesa de entregarle una carta a Nikki, Tiffany le arrastra a participar en una competición de baile que supone el clímax de la película y la salvación de Pat.

En sus dos horas de duración, El lado bueno de las cosas enamora a veces (por momentos como en el que el personaje de Cooper discute con sus padres sobre Hemingway, o por la química entre los dos protagonistas, que hacen de las escenas en las que su personalidad es llevada al límite una delicia para el espectador), pero también se hace pesada en otras ocasiones, dando la sensación de que esto ya lo hemos visto antes, y volviéndose demasiado predecible en su media hora final.

El lado bueno de las cosas

Robert De Niro, Julia Stiles, Shea Whigham, Jacki Weaver, John Ortiz y Chris Tucker completan el reparto de la cinta, todos correctos, a la sombra de unos brillantes Cooper y Lawrence, que enamoran en cada escena, y dan vida a la perfección a unos personajes que están siempre al borde del precipicio. Es por sus actuaciones que merece la pena darle una oportunidad a un filme que sin ellos poco tendría que ofrecer, y por el que Jennifer Lawrence logró llevarse un merecido Oscar.

María Morgade, estudiante de Derecho en A Coruña.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

kampussia

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores