El fantástico viaje de Ángel Calvante

¿Cómo surgió la idea del teatro El fantástico viaje de Jonás el Espermatozoide? La idea surgió como me surgen a mi, un buen día me levanto y surge la idea. Yo estaba buscando un motivo para crear algo para los más pequeños desde mi primer espectáculo para ellos que fue “La vida del piojo Matías” […]

¿Cómo surgió la idea del teatro El fantástico viaje de Jonás el Espermatozoide?

La idea surgió como me surgen a mi, un buen día me levanto y surge la idea. Yo estaba buscando un motivo para crear algo para los más pequeños desde mi primer espectáculo para ellos que fue “La vida del piojo Matías” y surge así porque quería contar algo muy especial algo que sucediera dentro de nosotros y sale la idea de Jonás a partir de eso.

¿Por qué Jonás y no otro nombre?

Jonás es por buscar un símil con el Jonás bíblico, que se pasó un montón de días dentro de una ballena, que era una vida dentro de una vida y era por enlazarlo por ahí, me apetecía mucho meter este momento cuento, mezclarlo con el comienzo de Jonás y me pareció acertado.

¿Es realmente una obra destinada a los niños o también lleva carga crítica social?

Si totalmente, aunque sea una obra para niños tiene que tener su carga crítica y social, es un espectáculo muy familiar, es decir que lo pueden disfrutar tanto los padres como ellos, como los más pequeños.

¿Cómo se crean los personajes?

Los personajes los creo a raíz de haber hecho el guion, la historia. Primero la escribo y a partir de ahí voy desarrollando los personajes, hago los bocetos y luego les doy forma y sobre el escenario le damos vida. Aunque yo pienso que ya tienen vida aunque no se les manipule, es decir, ellos tienen ya un alma, pero se sirven de nosotros, nuestra energía par terminar de vivir a través del movimiento.

¿Están inspirados en personas?

No, solamente el guiño que le hago a Michael Jackson que es una caricatura de él que tengo que decir que esto está pensado mucho antes de que desapareciera Michael. Y son personajes que solamente por si tienen una característica por la forma de ser, y cuando yo estoy escribiendo me los imagino. La próstata tenía que ser como una castaña cosa así, muy redondita que le costase trabajo respirar, porque es una próstata machacada. En principio, en esta obra ningún personaje se parece a nadie, en otros puede que si.

En las marionetas, una de ellas está inspirada en el congelado de Star Wars ¿tienen reflejo de alguna película o personaje ficticio?

Yo quería hacer un congelado y me acordé de la película y pensé que podía ser de esa forma. Ese y el Caroline de Poltergeist, cuando decía “Caroline sigue la luz…”, pero eso son inspiraciones que yo tomo de las películas con las que me he criado y son mis recursos. Yo hago teatro así, utilizo temas musicales de otro para componer mis propios espectáculos igual que el espectáculo termina con Camarón y con mis imágenes porque creo que es un canto, la vida siempre es un canto a la alegría. Por eso es también un final abierto, es un bebé, no es un niño ni una niña, es un bebé, es vida y ya cada uno que lo termine como quiera.

¿Esta ha sido su mejor obra?

La última siempre es la mejor, pero quedarán muchas más por venir. Siempre que termina un espectáculo es el mejor, es como los hijos se quieren a todos, pero cada uno tiene su cosa. No sé si será la mejor, puede que sea una consecuencia de mi trayectoria durante tantos años en los escenarios, la madurez, todo lo que he aprendido, que todo lo que he aprendido ha sido de equivocarme y seguro que lo que venga será lo mejor.

¿Cuál será la próxima obra?

Estoy haciendo una versión de “La Venganza de Don Mendo de Pedro Muñoz Seca que se estrenará en enero en el Festival de Teatro Internacional de Málaga.

¿Cuándo creó esta obra, creía que iba a tener tanto éxito?

Yo nunca creo que vayan a tener éxito mis obras, ni mucho ni poco yo las hago pensando en mi, en que me diviertan, esto es muy egoísta por mi parte, pero si a mi me gusta y me divierte, en principio, a mi publico siempre le entusiasma. Luego, evidentemente trabajo para un público y me esmero y trato de cuidar al máximo todos los detalles, las producciones son impecables técnicamente y eso se agradece siempre.

¿Qué pensó cuando le otorgaron el premio Max?

“Ofú” que tenía que hablar, porque tenía una afonía horrorosa, pero me dio muchísima alegría era el segundo Max que me otorgaban y por otro trabajo a los más pequeños, eso me enorgullece. Cualquier premio me enorgullece, me parece un premio super emotivo y muy especial, sobre todo porque no es un premio al espectáculo, es un premio a una forma de hacer teatro a la creación de una forma teatral, es al Espejo Negro y eso me gustó muchísimo. Me llena de gratitud y sobre todo que los demás piensen que tu trabajo realmente apoya y hace que el teatro continúe y camine y eso es lo que más me gratifica.

¿Piensa llevar la obra a un ámbito internacional?

No. No, porque tendría que traducirla y me niego a traducir mis obras, mis obras son en castellano, en andaluz, con nuestro deje y así seguirán siempre, salir al internacional es muy complicado con este tipo de espectáculos, sobre todo porque es muy nuestro, y  nuestro guiño y nuestra forma de expresarnos la conocemos nosotros, pero fuera de nuestro país sería muy complicado. Por ejemplo, estoy negociando con Chile los derechos para que una compañía chilena los monte, porque le interesa mucho, ahí si que ellos volverían a rescribir el guion y les darían sus giros. Por ejemplo el Rey Ori, es una caricatura, no nos acercamos a nuestro Rey pero está pensado en eso, porque durante los ensayos salió un poco, pero ellos supongo que harán otro rey.

 

 

Silvia Palomino Manzaneque

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

silpalman

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores