El “buen periodismo” lucha por su autorregulación en la profesión

Pérdidas de empleo, inversión y expectativa. Se trata de la situación actual del periodismo en España. El último informe de de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) sobre la profesión periodística señala un continuo deterioro en las condiciones laborales y profesionales de los periodistas. Recuperar este debate en las redacciones y en el […]

Pérdidas de empleo, inversión y expectativa. Se trata de la situación actual del periodismo en España. El último informe de de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) sobre la profesión periodística señala un continuo deterioro en las condiciones laborales y profesionales de los periodistas. Recuperar este debate en las redacciones y en el ámbito público es imprescindible y condición necesaria para decidir el futuro y el alcance de esta profesión.

La Asociación de la Prensa de Madrid (APM) edita, desde el año 2004, el “Informe Anual de la Profesión Periodística”. Esta publicación hace un seguimiento de la situación de los periodistas españoles y de la percepción que los ciudadanos tienen de ellos y de los medios de comunicación.

A lo largo de estos años los sucesivos informes reflejan el continuo deterioro de las condiciones laborales y profesionales de los periodistas. Este deterioro ha afectado dramáticamente al sector y se traduce en pérdidas de empleo, inversión y expectativas.

El último informe de 2011, como en años anteriores, vuelve a describir una situación dramática para muchos profesionales. Los datos del informe acreditan que las condiciones de trabajo y prestigio social de la profesión siguen empeorando. También se señalan otros factores decepcionantes, como la desconfianza respecto a los editores y la falta de cooperación y competencia.

Fernando González Urbaneja, ex presidente de la APM y periodista de reconocido prestigio, cuenta con gran experiencia en los medios de comunicación. Según Urbaneja el presente es problemático, pero esperanzador: “Estos son momentos de confusión, de búsqueda de modelo y espacio, pero no puedo imaginar la sociedad abierta, democrática, sin una presencia activa, intensa del periodismo y los periodistas. El futuro está en volver a la esencia de la profesión, explicar a la sociedad lo que el pasa, lo cual requiere desembarazarse de la tentación del espectáculo, del adoctrinamiento y el partidismo.”

El director del Informe de la APM de este año, Pedro Farias Batlle, destaca en el mismo que lo que ocurre en la profesión es una crisis que no comienza solo con la recesión económica de hace cinco años, sino que actúa como elemento acelerador de la degradación del sistema informativo: en las últimas décadas se ha configurado un sistema de medios vinculado a intereses políticos y empresariales, que no auguraba que la función primordial del periodismo, la de filtro democrático y control del poder, pudiera ejercerse con garantías.”

En defensa de la profesión

En la lucha contra el continuo deterioro de la profesión, juegan un papel fundamental los sindicatos de periodistas. Dardo Gómez,  secretario general de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FESP), comenta la labor de su organismo:Luchamos por la existencia de sueldos dignos y plantillas estables, la regulación laboral de los colaboradores fijos, la erradicación de la explotación de los estudiantes en prácticas, la existencia de consejos profesionales en las redacciones, la existencia del carnet profesional oficial para los comunicadores y la de una autoridad independiente de la comunicación que garantice el derecho a la información de la ciudadanía.

Con el objetivo de fomentar el “buen periodismo” también destacan organismos como la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE). Esta institución es el órgano de representación, coordinación, gestión y defensa de la profesión periodística en España. Hace pocos meses, este verano de 2011, se ha constituido la Fundación Comisión de Quejas y Deontología del Periodismo como entidad que promueve y sostiene la independencia de la Comisión de Quejas y Deontología que FAPE creó en 2004.

Entre los miembros de la Junta Directiva se encuentra Lidia Yanel, también presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de Castilla-La Mancha. Yanel señala que uno de los objetivos de la FAPE es “estimular la buena práctica profesional y el respeto a la deontología del periodismo”. Además, sostiene Yanel, desde la FAPE pretenden “completar un sistema de autorregulación de la profesión que para dar explicaciones a la sociedad y a los propios periodistas sobre la buena práctica.”

Lidia sostiene que la clave de todo periodista debe ser la honestidad, regirse por el código deontológico y ser consciente de su labor en la sociedad: Seguramente no será la clave para triunfar, como dice la pregunta, pero sí puede ser un elemento a tener en cuenta para ser un buen periodista.

Por su parte, González Urbaneja aporta su visión de lo que significa la buena práctica periodística: “se requiere de editores visionarios que no se distraigan con otras oportunidades o tentaciones y periodistas que crean en su trabajo y lo hagan con exigencia. También se requiere vierto respaldo social, que desde la política, las instituciones y la ciudadanía entiendan que el buen periodismo merece la pena y acierten a distinguir y colocar las cosas en su sitio.”

Los males del periodismo español

Sobre las estrechas relaciones entre los periodistas y los políticos, el catedrático Bernardo Díaz Nosty  ha publicado recientemente el “Libro negro del periodismo en España”.  La obra ha sido coeditada por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) y la Cátedra UNESCO de Comunicación-Universidad de Málaga, de la que es director el profesor Díaz Nosty.

El libro aborda los males del periodismo centrándose en varias cuestiones. Así lo explicó durante la presentación el Presidente de la Comisión de Quejas y Deontología de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Manuel Núñez Encabo. Una de las cuestiones es que estamos asistiendo a una nueva etapa del periodismo, “que es el periodismo sin periodistas”. El  siguiente tema se centra en la relación entre  periodistas y a empresas editoras. A ambos les corresponde “garantizar a los ciudadanos su derecho a una información plural, veraz y respetuosa con las libertades”, apuntó Núñez Encabo.

Esta gran obra está ilustrada con viñetas de “El Roto” y prologada por Fernando González Urbaneja, ex presidente de la APM. Además contiene un artículo del catedrático de Comunicación Miquel de Moragas, titulado “Periodismo: formación desorientada”; y dos encuestas: una a directores de diarios de información general de pago y otra a estudiantes de disciplinas no relacionadas con Periodismo.

En el libro, Díaz Nosty aporta multitud de cifras y datos sobre temas tan relevantes como presiones y extorsiones, caída de la inversión publicitaria, credibilidad, incremento de capital externo en los medios, precariedad y paro e incluso acerca de la cuestión formativa en la profesión.

Nuevos perfiles para nuevos medios

Otro de los grandes retos que se plantean los grandes medios de comunicación es la adaptación a la revolución mediática que ha provocado Internet. Como consecuencia de este ajuste, están adquiriendo mayor relevancia nuevos perfiles profesionales que llevan vigentes desde los últimos años de la década de los noventa.

Asimismo lo corrobora Jesús Miguel Flores, profesor Titular de Periodismo en la Universidad Complutense, investigador principal del Proyecto Lab-MID (Laboratorio de Medios Interactivos y Digitales) y director del portal de estudios de tecnología y comunicación “TecCom Studies”. En uno de los artículos de este portal Jesús Miguel comenta que “el nuevo mercado informativo da lugar al surgimiento de perfiles profesionales que ya se están consolidando en los medios estadounidenses”

Destacan nuevos perfiles como el editor de entrega de datos (data delivery editor), el responsable de medios sociales (social media editor) y el reportero móvil (mobiles journalist). Estos perfiles son la muestra de cómo los medios están adaptándose al nuevo entorno.

En la misma línea, el artículo de Jesús Miguel destaca la importancia de una formación específica de cara a los nuevos medios: “Estas nuevas formas de hacer periodismo requieren un tipo de formación específica. El concepto de periodismo digital, periodismo online o ciberperiodismo se ha consolidado como una forma de realizar un trabajo profesional de la información basado en una cultura de red o cibercultura”.

Desde la Universidad CEU San Pablo, el Profesor Agregado en Comunicación Audiovisual y Publicidad y  director del Departamento de Comunicación Audiovisual y Nuevas Tecnologías, D. Jose María Legorburu, considera este escenario de cambio como una gran oportunidad para el periodismo siempre que se adapte: La tecnología siempre ha rendido buenos frutos al periodismo. Cada avance, cada mejora, ha hecho que el viento soplase a favor de esta profesión y, sobre todo, de sus destinatarios. No tiene porque ser diferente en este momento. La revolución tecnológica supone una oportunidad que no hay que desaprovechar. La clave está en aprovecharla y en saber adaptarse.

Legorburu señala la importancia de dominar las herramientas técnicas para la producción y presentación de contenidos en distintos medios de comunicación: “estas herramientas son la llave que abre la puerta al acceso al mundo profesional a corto plazo. Una vez en los medios de comunicación, se puede aspirar a otras metas a medio y largo plazo”.

Se buscan jóvenes sin experiencia

La posibilidad de colaborar con multitud de publicaciones universitarias puede ser una buena alternativa para aquellos jóvenes que aún no tienen experiencia en la profesión y quiere aprender a base de práctica. Entre este tipo de publicaciones podemos destacar nuestra plataforma universitaria “Kampussia”, compuesta por diferentes medios: revista en papel, página web, emisora virtual de radio e incluso TV por Internet.

La Directora de Contenidos de esta plataforma, Lourdes Sanz, explica los objetivos de la misma: Desde Kampussia intentamos dar una oportunidad a todos aquellos estudiantes, sean de ramas relacionadas con el mundo de la comunicación o no, que estén interesados en la elaboración de contenidos.

Lourdes destaca la importancia de esta plataforma: “Para nosotros, el punto más importante radica en el hecho de poder brindar ayuda a los estudiantes, apoyarles en sus iniciativas, especialmente en un momento tan negativo y recesivo como el actual. El mensaje fundamental es que “quien quiere y se esfuerza puede llegar muy lejos”. Intentamos acercarles el final del camino, ya que tenemos convenios con grupos de comunicación interesados en los contenidos que elaboran los estudiantes.”

La red de corresponsales de “Kampussia” se divide en dos ramas. Por un lado todos aquellos estudiantes que están relacionados con carreras de comunicación en sentido amplio, que son quienes elaboran principalmente contenidos de carácter general y noticias que suceden en sus universidades.

Por otra parte hay estudiantes que, cursando carreras técnicas de todo tipo, elaboran contenidos acerca de las materias que están cursando. De este modo crean una red de noticias técnicas que también pueden resultar interesantes, no solo para los medios de comunicación como clientes finales, sino sobre todo para los estudiantes que las elaboran.

Señala Lourdes que “es una manera de especializarse, de conseguir fuentes, hacer contactos y convertirse en “expertos” en el tema que sea. Quizá se les abra de esta forma una oportunidad profesional que no contemplaban en un principio”.

Los temas que interesan a un colectivo tan heterogéneo como el de los universitarios van desde el ocio, la tecnología y la música hasta la política, el deporte o el sexo. Temas universales, pero siempre contados en el lenguaje y con los códigos que ellos emplean en su día a día, sin caer en el coloquialismo y cuidando el lenguaje, algo en lo que el equipo de editores pone especial empeño.

 El panorama de la revolución tecnológica plantea una reconversión del oficio, pero teniendo en cuenta la esencia de la profesión. El futuro del “buen periodismo” se basa en la lucha por constituirse como autoridad independiente de la comunicación que garantice el derecho a la información de la ciudadanía.

Luis Manuel Fernández Martínez
Estudiante de Periodismo
Universidad CEU San Pablo

 


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

luisizaviejero

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores