Crónica: TAE PONDIE, ganadores del concurso FestiMADtaste 2012.

Las más de cinco horas de conciertos de finalistas del certamen, que pudimos disfrutar en el salón de actos del CEV, dieron para mucho. Los casi mil participantes de la primera fase habían sido reducidos a tan sólo una decena finalistas. Cada grupo disponía de únicamente 15 minutos, y el listón estaba alto. Muy alto. […]

Las más de cinco horas de conciertos de finalistas del certamen, que pudimos disfrutar en el salón de actos del CEV, dieron para mucho. Los casi mil participantes de la primera fase habían sido reducidos a tan sólo una decena finalistas. Cada grupo disponía de únicamente 15 minutos, y el listón estaba alto. Muy alto.

Tanto, que el primer grupo en subir al escenario fue Love Division, power trío madrileño con un LP y un EP a las espaldas. La fuerza de su primera canción dejó boquiabiertos a los asistentes, para terminar con la fantástica The velvet revolution.

Las más sorprendentes de la final probablemente fueran Maud the moth. Con únicamente contrabajo, piano, y sus propias voces, sabían transmitir, mientras creaban atmósferas y mantenían ritmos y armonías complejas con una técnica, tanto vocal como instrumental, incontestable. Aún así, su excelencia en estudio se vio algo recortada en directo al llevar un elenco tan limitado en número.

Los gallegos Moon Cresta, ganadores del premio FNAC del público, serían la explosión de funk-rock de la noche, desplegando un show bailable y divertido, aunque no muy variado en cuanto a estilos.

Aunque la auténtica explosión sonora vendría de la mano de Orlean. Recordando mucho a una versión a la española de Paramore, la brutal pegada de su batería haría que subiera el volumen general en la sala. Aún con ésto, y la buenísima actuación del vocalista en algunos momentos, el resto de la banda vagaba de un lado a otro del escenario, sin parecer encontrar un lugar cómodo.

Tras ellos, con influencias mucho más clásicas, los madrileños Sons of rock comenzaban a ritmo de boogie, para defender con muy buen despliegue técnico un repertorio más plano y menos original que el esperado.

Así, llegamos al turno de Tae Pondie que, con un pop fresco y bonito, de arreglos cuidados y canciones muy compactas, consiguieron el primer premio. La sorpresa, desde luego, se hizo patente en sus expresiones al subir a recogerlo.

Con una voz muy personal y sonidos country-rock con tintes actuales, The baked beans in tomato sauce brothers daban un show impresionante, con una batería sobresaliente y un elenco notable.

Los gallegos Caxtons, con su estilo cercano al indie rock británico, fueron uno de los grupos más humildes de la tarde. Si bien no mostraron un directo demasiado pulido, las canciones tenían influencias muy interesantes y toques originales.

Ya cercanos al final de la maratón, The Patinettes deleitaron a los asistentes con unos juegos entre voces, guitarras y teclado de altísima calidad que, junto a la virtud de cada miembro de conocer su lugar musical en la banda, les harían ganar el segundo premio.

Y ya, para terminar, aparecerían The Seihos. Con dos Lps y un EP a las espaldas, e influencias muy marcadas de The Strokes y Vampire Weekend, presentaron su nuevo single. Uno de los grupos más experimentales de la tarde.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores