“Conseguir que la Facultad funcione y recuperar el protagonismo perdido son mis objetivos como Decana”

Así define María del Carmen Pérez de Armiñán, decana de la Facultad de Ciencias de la Información  de la Universidad Complutense de Madrid sus líneas de actuación. Siempre ha estado vinculada a ella y desde sus orígenes ha estado presente en cada gran paso, en cada momento.  A pesar de lo difícil de la situación, […]

Así define María del Carmen Pérez de Armiñán, decana de la Facultad de Ciencias de la Información  de la Universidad Complutense de Madrid sus líneas de actuación. Siempre ha estado vinculada a ella y desde sus orígenes ha estado presente en cada gran paso, en cada momento.  A pesar de lo difícil de la situación, mantiene la ilusión y lanza un mensaje de esperanza y compromiso. Espera que sus metas sean compartidas por todos – estudiantes, profesores, administración…- y emprender una conquista en la que todos desempeñen un papel relevante.

 

Su candidatura resultó victoriosa en las pasadas elecciones para la  Junta de Facultad ¿Cuáles  fueron las primeras medidas que tomó?

R: Bueno… no te puedo decir exactamente la primera medida que tomé. Quizá poner en marcha lo que había sido mi proyecto, con el que me presenté a las elecciones. Era algo muy sencillo. Pretendía conseguir que todos los profesores se sintieran cómodos para que pudieran llevar a cabo su tarea con las mayores facilidades posibles.

En segundo lugar, los alumnos para que tuvieran iniciativas que pudieran desarrollar sin ningún tipo de limitaciones; intentar mover  e impulsar muchos proyectos que estaban parados y eran necesarios, como las prácticas de los alumnos con los medios de comunicación. Se han remodelado tanto estudios de radio como platós y las iniciativas por parte de alumnos son buenas y  se están encargando prácticamente ellos de su funcionamiento y para mí es un orgullo.

Pero lo más importante es que mis compañeros pensaron que yo era la persona adecuada para poder resolver esos problemas, quizá porque sabían que yo conocía bien esta casa y siempre me ha gustado la gestión.

¿Tenía pensado presentarse al cargo o surgió de casualidad?

R: Fue casi una especie de presión por parte de mi entorno.  Es verdad que me costó tomar la decisión. Yo ya llevaba muchos años como Vicedecana y pensaba que ya había sido un periodo muy largo de mi vida dedicado a la gestión…  pero cuando tanta gente confía en ti, te armas de valor e ilusión.

¿Da respeto haber sido elegida con un noventa por ciento de los votos?

R: Pues sí, la verdad es que da respeto y no te voy a engañar: una enorme satisfacción. Pero  no se puede olvidar  la responsabilidad que eso supone.

¿Cuáles están siendo las principales diferencias entre su gestión y la de su antecesor  Javier Davara?

R: Lo más importante es que la  Facultad ha vuelto a estar viva  cuando hace unos años,  incluso menos,  se estaba apagando…  Actualmente hay un gran número de eventos, conferencias, debates… que no me da tiempo a inaugurar. Una de las cosas que más relevancia tenía para mí era la necesidad de comunicar esa actividad y para ello vamos a poner unas pantallas de televisión colocadas en las diferentes entradas, otra en el bar de alumnos y otra en el bar de profesores. Mi idea es que cualquiera que entre – sea alumno, profesor… –  sepa cuáles son las actividades que se va a encontrar ese día.

Dice el refrán que “de casta le viene al galgo” y eso es algo que se cumple en su caso, ya que su padre fue antiguo  Decano de la  Facultad. ¿Eso le ha influido en algo para que usted se sienta responsable de esta casa?

R: Mmm…  sí y no.  Probablemente la forma de ser de mi padre sí me hizo ser hiper responsable. Es verdad que yo conozco esta Facultad desde sus orígenes: muchos de los problemas que tuvo en su momento yo los viví estando aquí como profesora. Hoy la considero como de mi familia y le tengo un cariño especial.

El nivel de los alumnos que recoge es interesante, ¿Se acoge a todo tipo de alumnos  o se sigue algún tipo de criterio selectivo?

R: Esta casa acoge, sobre todo, a los alumnos que la han elegido en primera opción. Eso es importante porque sois vocacionales y la nota de corte es alta, con lo cual de alguna forma hace que los alumnos sean buenos. En la recta final sobrevivís a 9000 compañeros, 350 profesores y os enfrentáis al mundo que os espera fuera con soltura y facilidad y  para mí es una enorme satisfacción.

La masificación es una de las señas de  identidad, ¿Se está trabajando para mejorarla?

R: Hemos de reconocer que sí. Este año se ha hecho un esfuerzo, sobre todo, el Rectorado. Yo he presionado hasta la saciedad, pero hay que reconocer que me han escuchado. Con el nuevo grado de Bolonia hemos conseguido que las cifras de alumnos de nuevo ingreso bajen sustancialmente permitiéndonos enfocar Bolonia en otras condiciones: un mayor nivel de prácticas y una atención más personalizada al alumno.

¿Veía necesaria la reforma?

R: A  veces queda la duda sobre si era ésta o no la adecuada. En cualquier caso, todo apunta a que sí era necesaria una reforma para adaptarnos al nuevo entorno y formaros lo mejor posible.

¿Cómo tendrán que adaptarse tanto profesores como alumnos al Plan Bolonia?

R: En primer lugar,  supone más trabajo para los profesores debido a esa atención personalizada al alumno,  con un mayor seguimiento; pero también porque tendrá que asistir a las clases y hacer las prácticas correspondientes de la evaluación continúa para que pueda ser evaluado.

Su campo profesional es la economía por lo que entenderá a grandes rasgos la situación por la que estamos pasando todos. ¿La crisis hace más complicado el proceso de insertar Bolonia?

R: No sólo es que la entienda, es que la vivo y la padezco. La crisis nos está afectando en el sentido puramente económico y financiero, es decir, los recursos son muy escasos. Lo que está en mi mano es hacer una mejor gestión, aprender a no despilfarrar y, lo más importante, sacar el máximo rendimiento a lo que tenemos.

Ha sido un placer escuchar sus nuevos propósitos y más será verlos de cerca.

R: Para mí también lo ha sido porque con ilusión, ganas y trabajo saldremos adelante y sobre todo que tengan muy presente que yo estoy aquí  para ayudarles en cualquier tema que se les ocurra, a cualquier miembro de nuestra Facultad. Un Decano es una persona que está para conseguir que  su organización funcione y vuelva a estar en los medios  y en el mundo profesional, que recupere el protagonismo que ha perdido.

Escucha la entrevista íntegra pinchando aquí.

Entrevista realizada por Melanie Montano Fernández.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

kampussia

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores