¿Cómo harías tú la ley?

Nueva ley de Educación, nuevas opiniones. Quejarse es humano, pero en Kampussia preferimos actuar: envíanos tus propuestas concretas sobre la reforma de la Universidad y se las haremos llegar al ministro. 

¿Predomina un carácter retrógrado? ¿Objetivos claros y adecuados, o más bien la necesidad de una reforma integral del sistema? Los universitarios tienen mucho que decir, sus opiniones son fundamentales para comprender el cambio que se avecina tanto en ámbitos cercanos como en las propias aulas del campus. La universidad no solo recibirá el legado de la reforma en los futuros universitarios y docentes, sino que revertirá en la configuración de una sociedad concreta cuya formación será el fruto de estos nuevos planteamientos. ¿Alguien negaría la trascendencia del asunto? Escuchamos la voz de jóvenes universitarios con criterio propio y propuestas constructivas.

Manuel San Agustín García – estudiante de 5º curso de Sociología en la Universidad Complutense – asegura que el mayor error de esta reforma reside en la necesaria actualización de sus planteamientos: “Una ley de educación que como siempre va a peor, sin tener en cuenta las necesidades educativas, el ajuste a las nuevas formas de enseñanza y la aplicación de nuevas tecnologías.” Es por eso que sugiere “observar sistemas educativos que funcionan y aprender de ellos, por ejemplo el Finlandés.” 

Belén Mateos, URJCM.

En cambio, desde un punto de vista pedagógico, la joven Belén Mateos3º curso Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Rey Juan Carlos– sí  apuesta por el cambio: “Tiene un punto positivo, en el sentido de que se trata de establecer un modelo igualitario de todas las materias troncales en todo el territorio español, así como la determinación de unificar la enseñanza y el habla de la lengua castellana en todas las Comunidades Autónomas”. Lo que de verdad merece crítica para Belén es la parte eclesiástica, en sus propias palabras, “un atentado contra la religión católica”. Esta joven propone volver a impartir esta asignatura, pero enseñando todas las religiones existentes y practicadas en España: “así no se hará ningún tipo de discriminación religiosa.”, añade.

Mª Eugenia San Martín, ICADE.

Por lo que respecta al ámbito en concreto, María Eugenia San Martín4º curso de Derecho y ADE en ICADE– cree que serán jóvenes realmente más motivados y preparados para iniciar estos estudios, aunque también encuentra algún que otro inconveniente: “El hecho de hacerse primar las asignaturas instrumentales puede hacer que se pierdan vocaciones en otros campos que también son importantes para el desarrollo integral de la sociedad”, asegura la joven

Ciencias versus Letras

Una de los debates que más ha suscitado esta reforma es el relativo a las consecuencias  que se podrían derivar sobre las asignaturas de tipo científico-tecnológico. En este sentido, son varios los organismos e instituciones que están llevando a cabo movilizaciones para dar a conocer la problemática a todos los agentes implicados.

David Díez López,Presidente de la Asociación de Profesores de Tecnología (APTE) de Madrid.

Este el caso de David Díez López, Presidente de la Asociación de Profesores de Tecnología (APTE) de Madrid, y miembro de la Plataforma Estatal de Asociaciones del Profesorado de Tecnología (PEAPT). Según comenta, teniendo en cuenta la configuración de materias e itinerarios propuesta en la ley, “un alumno puede pasar por la enseñanza obligatoria, el bachillerato y matricularse en la universidad o en un ciclo de grado superior sin haber cursado ninguna materia tecnológica, algo que, en pleno siglo XXI es, a todas luces, una auténtica aberración”

“Los ingenieros del mañana no habrán tenido ocasión de conocer, previo a su llegada a la Universidad, ni los contenidos técnicos, ni las metodologías que van a formar parte de su carrera. Sin lugar a dudas, esto supone un handicap importante.” añade David.

Samuel Sierra, ETSIDI.

Desde este mismo ámbito, Samuel Sierra Cabiedas –1º curso de la Escuela Universitaria de Ingenieros Técnicos Industriales (ETSIDI) – justifica su postura respecto a la controversia: “Entiendo que esta ley quiere dar mucha importancia a las letras, que yo creo que son necesarias, y así acabar con el sentimiento general de que estas no sirven para nada. El problema está en que lo quiere hacer a partir de quitar asignaturas de tipo científico-tecnológico que a mí me parecen muy útiles.”

Otros planteamientos

Álvaro de Simón, ICADE.

Para Álvaro de Simón – estudiante de 6º curso de Derecho y ADE en ICADE–  la cuestión no reside en valorar la reforma de leyes, sino que el problema de fondo es otro muy distinto: En España se te enseña a trabajar, a memorizar y a aplicar, pero no a razonar. Si no comprendes algo, no pasa nada: te lo tragas y lo sueltas. Así no vamos a ningún lado”, añade.

Ana Gascón

La misma visión es compartida por Ana Gascón – estudiante de 4º curso de Publicidad y Periodismo en la Universidad CEU San Pablo: “Esta ley deja entrever un claro retroceso hacia metodologías totalmente desfasadas y bastantes ineficientes, basadas predominantemente en la memorística de datos. Creo que el conocimiento no se adquiero por la simple ingesta de datos que memorizar, escupir en un examen o prueba y olvidar en los minutos posteriores a ella”.

María Ocete, UGR.

Lo cierto es que esta polémica reforma suscita tantas opiniones como puntos de vista desde los que valorarla. Por ejemplo, como análisis de la democratización del sistema, María Ocete – estudiante de 1º curso de Ciencias Políticas en la Universidad de Granada (UGR) – , crítica la idea de que distintos partidos políticos hayan cambiado “a su antojo” el sistema estudiantil: “Los alumnos a los que esta Ley implica son el futuro del Estado español y simplemente serán fruto de otro experimento completamente politizado. ¿Por qué nunca han sido sometidas a referendos?, se pregunta la joven.

Diego Portillo, UFV.

Más allá incluso de esta propuesta de referéndum, Diego Portillo5º curso de Comunicación Audiovisual en la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) – aporta una alternativa concreta a la reforma: “Tenemos que realizar un cambio integral, que comience por mejorar la educación en los primeros cursos de estudio y no intentar corregir los defectos ya en la universidad o bachillerato.” Para Diego, los actuales intentos por mejorar la educación no hacen más que dificultar el aprendizaje en los alumnos y la enseñanza en los profesores”

Una mirada internacional

El análisis del cambio se presta a una interesante comparativa con el resto de sistemas educativos en otros países. Es por eso que experiencia de los estudiantes internacionales nos ofrece una visión más amplia sobre la reforma:

Ana Gascón, Publicidad y Periodismo (Un año en Universidad Católica de Argentina): “Las clases eran más debates que un profesor dando una lección: los alumnos participaban, opinaban y daban sus puntos de vista. El profesor mandaba materia que en casa debías de leer y reflexionar, pues al día siguiente era sobre lo que se debatía. Era una enseñanza más autodidacta quizá, pero te ayudaba a forjar opiniones y poder debatir ante un público”

Jessica Sobrino, Psicología Organizacional (Tecnológico de Monterrey): “En mi país, y sobre todo en mi universidad, la tecnología es una de las materias más importantes. Está totalmente involucrada con la tecnología y tiene carreras que se dedican a seguir investigando acerca de eso.

Silvia Tieri, Ciencias Políticas (Università di Pisa) “Muchos consideran que el sistema italiano es todavía retrogrado e influenciado por la reforma de la educación de época fascista, donde el ministro de la educación estableció la neta prevalencia de las letras sobre las ciencias.”

Aixa Jacobs, Communications Management (Amsterdam, Holanda): “Los estudiantes tienen más libertad y no hay problema si no tienen buen domino de la asignatura porque no es un obligatoria. Les da un oportunidad más grande de tener una exitosa carrera.

Diferentes miradas sobre una realidad plural que debe dar respuesta a la diversidad  de interrogantes que se le plantean. Estas son tan solo algunas voces entre la inmensidad de caracteres, no por ello menos importantes, pues forman parte indispensable en la construcción de la opinión pública. Ahora, quien quiera lo que quiera: esperar, protestar, silenciar o aclamar, pero por encima de todo: el derecho a expresarse.

Agregar comentario

Responder a Entrevista a David Díez | APTA Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores