Coldplay, sinónimo de espectáculo

Lunes de neón, papelitos de colores y un Vicente Calderón abarrotado, acompañaron el recital que la banda británica Coldplay dio el pasado domingo en Madrid. Ni el frío ni la lluvia, que minutos antes del comienzo amenazaba con cancelar, pudieron con Chris Martin y sus chicos. Más de 50.000 almas cantaron al unísono los grandes […]

Lunes de neón, papelitos de colores y un Vicente Calderón abarrotado, acompañaron el recital que la banda británica Coldplay dio el pasado domingo en Madrid.

Ni el frío ni la lluvia, que minutos antes del comienzo amenazaba con cancelar, pudieron con Chris Martin y sus chicos. Más de 50.000 almas cantaron al unísono los grandes éxitos de los británicos que sin duda salieron del estadio rojiblanco a hombros, como ya hicieran hace tan sólo seis meses en Las Ventas.

En el coso madrileño presentaron su nuevo disco “Mylo Xyloto” en primicia mundial, un concierto que pudo ser seguido en todo el mundo por internet. Y fue también entonces, allá por el mes de octubre, cuando los británicos parecieron traerse la eterna lluvia de sus islas a la capital española, aunque esta vez la cosa fue a mayores. Una hora antes del comienzo, cuando en el escenario aparecía Marina and the Diamonds, un certero estruendo haciendo eco en el Vicente Calderón, cubriéndolo de chubasqueros de colores y agua; mucha agua.

Pero cuando se temía lo peor, llegó la luz al final del túnel; está vez en forma del astro rey, que a última hora de la tarde aparecía en el cielo madrileño como si de un salvador se tratara. Y ahí fue cuando las luces se apagaron  y comenzaron a sonar los primeros acordes de “Hurts like Heaven”, y donde comenzó el show. Miles de confeti de colores, luces de neón en los colores más flúor, balones gigantes y sobre todo fuegos artificiales, llenaron de repente la Rivera del Manzanares dejando a más de uno boquiabierto.

No recuperados aun del momento inicial, la banda entonaba sus ya célebres temas; de los que han llegado a vender más de 50 millones de discos en todo el mundo. Sonaban “In my place”,  “A Rush of Blood To the Head”, “Major Minus” o “Lovers in Japan”, de su aclamado “Viva la Vida”, junto a ellas el público también pudo disfrutar de  “Warning Sing”, “Speed of Sound” y la más reciente “Princess of China”, el dueto junto a una Rihanna, que ha aparecido en las pantallas caracterizada de geisha.

Y se notó que Coldplay ya no es la banda que en su día llegó a tocar ante un centenar de personas en Pachá, que ya hasta Las Ventas parecía saber a poco. Los británicos demostraron con creces el porqué pueden vender más de 50.000 entradas en tan sólo un par de horas, algo que está sólo en manos de bandas privilegiadas como pueden ser también U2 o Muse.

“Estamos muy felices de estar aquí esta noche en esta bella ciudad”, decía Chris Martin micrófono en mano en un más que envidiable español; haciendo con ello que los presentes alcanzaran un clímax del que ya no podían salir. Poco después llegaron “The Scientist” y “Yellow”, su primer single allá por el año 2000, que dio lugar al momento más íntimo de la noche. Martin acompañado de su piano hacía que las lágrimas fluyeran en los ojos de muchos, que los besos y caricias se intercambiaran entre parejas, una tras otra y que el estadio cantara más que nunca los grandes éxitos de la banda.

Pero Coldplay todavía tenía un par de ases guardados, el primero llegó con “Viva la Vida”, el single que todos y cada uno de nosotros hemos coreado en algún momento de nuestras vidas y que el público ya cantaba al entrar al recinto. Pero no contentos con ello, Chris Martin, acompañado de sus inseparables Guy Berryman, Jon Bucklan y Will Champion regalaron al público un “Fix you” que ya produjo la catarsis emocional de los allí presentes.

Y con “Paradise”, “Charlie Brown”, el momento en acústico con “Us Against the World” y “Speed of Sound” la velada, para desconsuelo de muchos, comenzaba a llegar a su fin.

Un final para el que los británicos necesitaban otra muestra de energía más por parte de su ya casi extasiado público. Y así fue como con “Clocks” la antes mencionada “Fix you” y “Every teardrop is a Waterfall” ésta última acompañada una vez más por un gran espectáculo de fuegos artificiales, Coldplay se despedía de un público entregado con un “Hasta pronto”, mientras el público salía del Vicente Calderón coreando el “Uooooh” de “Viva la Vida”.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

rosaalarcon

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores