Así vivió Kampussia la Nochevieja Universitaria

Una plaza llena de gente con ganas de pasarlo bien, un reloj y doce uvas de la suerte. Estos son los ingredientes de una Nochevieja perfecta, y el día exacto parece no importar…Esto es lo que pensaron un grupo de estudiantes de Salamanca cuando decidieron celebrar por primera vez una Nochevieja universitaria. En lugar de […]

Una plaza llena de gente con ganas de pasarlo bien, un reloj y doce uvas de la suerte. Estos son los ingredientes de una Nochevieja perfecta, y el día exacto parece no importar…Esto es lo que pensaron un grupo de estudiantes de Salamanca cuando decidieron celebrar por primera vez una Nochevieja universitaria. En lugar de uvas, ellos usaban golosinas. La idea era reunirse al acabar las clases, antes de que todos regresaran a casa con sus familias.Poco a poco se corrió la voz y la fiesta fue creciendo. Así hasta lo que conocemos hoy día, en que toda la ciudad se vuelca en la celebración: desde los cuerpos de seguridad hasta los propietarios de los negocios, sin olvidar a muchas personas que trabajan en la organización de modo voluntario.

 

La crónica de Kampussia

14.30 p.m. Los corresponsales de Kampussia se reúnen en Madrid para poner rumbo a Salamanca. Dos autobuses de la cerveza Desperados aguardan la llegada de un gran grupo de jóvenes dispuestos a darlo todo en la mejor noche del año. Nos unimos a ellos: la fiesta  no ha hecho más que comenzar. Y hay sorpresas para todos los gustos.

El trayecto se sucede entre un sinfín de pruebas, retos y concursos cuyo objetivo es sacar la mejor de las sonrisas y conocernos más. Twitter es el gran escenario de la movida, pero nada como estar allí presente para vivirlo como realmente se merece. Así llegamos a una de las ciudades universitarias por excelencia.

Salamanca, tierra de santos y sabios, allá donde se encontraron los enamorados Calixto y Melibea, escenario de la picaresca del Lazarillo y tantas otras aventuras literarias inspiradas en la belleza de esta ciudad. Ésta es la ruta salmantina, que nos ofrece un paisaje del reflejo dorado, fruto de la piedra característica de Villamayor.

Un juego de luces y músicas por doquier y acompañado por el ambiente festivo y navideño, recorre las calles repletas de vida. Comienza la cuenta atrás para dar la bienvenida al año nuevo universitario. Desde todos los lugares de España, desde todos los rincones del mundo, la Nochevieja universitaria acoge a miles y miles de jóvenes seducidos por esta gran tradición.

La Plaza Mayor es el mítico escenario del evento. En la hora previa a las campanadas, el lugar es ya un hervidero de gente. Allí nos encontramos con un paisaje variopinto de personas y personajes: Papa-Noeles para todos los gustos y estrambóticos disfraces que se dejan ver entre la muchedumbre.

Cámara en mano, no perdemos detalle de lo que pasa. Recogemos testimonios y nos unimos a la alegría de la fiesta. Faltan minutos para el gran momento. Los corresponsales de Kampussia nos hemos convertido por unos segundos en los nuevos presentadores de las uvas universitarias. Y así brindamos juntos con los mejores deseos para Kampussia y para todos los jóvenes universitarios.

Quedan aún seis horas para que abandonemos Salamanca, sin duda el tiempo idóneo para seguir disfrutando de la fiesta y recogiendo las más diversas historias de los jóvenes que acuden al encuentro: Erasmus fascinados por las tradiciones españolas, otros asiduos y veteranos de esta fiesta que notan la superación del evento año tras año y los personajes más peculiares a partir de ese momento: los encargados de captar clientes para los locales, algo así como relaciones públicas.

Conocedores de lo que muy pocos saben, uno de estos relaciones públicas nos desvela el funcionamiento y los entresijos de la fiesta. Como buen detalle a señalar, se da el caso de los llamados autobuses piratas, aquellos organizados por particulares sin ningún tipo de acreditación ni licencia para acudir a la fiesta. Recorriendo y buscando historias nos llegan a dar las séis, pero a los corresponsales aún nos queda la energía suficiente para conocer las valoraciones de esta gran noche, incluso desde la óptica de los conductores de autobús, que tienen que hacer hora tras hora hasta la llegada de la mañana.

En cualquier caso, pudimos comprobar que la esencia de la Nochevieja universitaria seguía más viva que nunca. Allí donde nuestra cámara estuvo, todos conocieron quiénes éramos y por qué estábamos allí: Kampussia no se pierde una y pudimos demostrarlo. Invitados quedaron todos a leer, a participar, a colaborar, en definitiva, a construir juntos la vida universitaria que nos caracteriza.

Las valoraciones

Una noche agotadora, llena de experiencias, música, fiesta y ambiente universitario, deja una conclusión: este año parece que no haya habido crisis: 50.000 personas han abarrotado Salamanca, sus plazas y sus bares. Hemos sido testigos de la necesidad de disfrutar de los buenos momentos en este contexto que vivimos.

Los “habituales” de este evento remarcan el cambio de las chucherías por las uvas y la falta de compromiso de los empresarios con la limpieza de la ciudad. Desde aquí, un pequeño tirón de orejas a quienes más se benefician de estas ocasiones, para ser un poco más responsables y estar a las duras y las maduras.

Mucha gente vuelve a su casa exhausta tras tantísima fiesta. Algunos dicen que lo pagarán, que todavía están de exámenes, pero no hay lugar para el arrepentimiento. Ésta es una fiesta que todos los universitarios deben vivir al menos una vez en su carrera, y ahí estará Kampussia para retransmitirlo año tras año en primera persona.

 

Corresponsales de la Nochevieja universitaria:

Patricia Núñez, Richard Taylor Pleyte y Luis Manuel Fernández Martínez

.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

luisizaviejero

Últimos vídeos

¿Quieres ser parte de nuestro equipo?

Pincha en la imagen para ir a la página de colaboradores:

página de colaboradores